sábado, 24 de mayo de 2014

Rincones de mi casa

Iba a poner "5 rincones de mi casa" pero en realidad no sé si tengo tantas fotos para escribir acerca de cinco así que veamos cuantos salen. Este post está inspirado en el post de Natty, que me llevó a ver los post que la inspiraron a ella y entre uno y lo otro, nació esto :)

1. La ventana junto al sofá.
No sé si realmente cae en la definición de rincón, pero es que me encanta cuando le llega el sol como en la foto -al atardecer. Cuando además tengo la fortuna de tener una flor en el miniflorero, más lindo se ve. La vista desde esta ventana  -que disfruto junto con un te caliente cuando hace frío- es una de las cosas que más me gusta de la ubicación de nuestra casa.

2. Mi sofá cama en la oficina.
No sé si mencioné acá mis planes de comprar un sofá cama para poner en mi oficina, pero el asunto es que por fin lo tengo!! Es hermoso y lo suficientemente cómodo para poder recibir visitas desde Chile sin pensar que les voy a tanto causar dolor de espalda al largo plazo. Es el elemento que había planeado como "central" en mi oficina y me encanta como se ve! Con el sofá en posición siento que mi rincon privado/oficina está casi casi completo. Ahora sólo falta decidirme por un elemento más (y ordenar porque tengo la pura cagada!) y ya consideraría mi oficina oficialmente terminada/completa.


3. El borde de la chimenea
Este rincón fue el primer mini-proyecto-decorativo que me plantee hace un tiempo y por fin lo he completado. La foto no es de la mejor calidad (la tomé con mi celular antiguo, ya mostraré una mejor con mi celu nuevo con cámara de monstruosa resolución). Mi idea original era poner dos fotos sobre la chimenea, una de algo lindo de la región del Bio Bio, ya que yo vengo de allá (obvio) y una de algún lugar lindo de Rogaland, que es digamos que la "región", en chileno, de donde viene él (la traducción literal sería condado de Rogaland, pero eso para mi no significa nada en términos prácticos. También se puede traducir como provincia pero para mi la zona es muy grande para pensar en ella como provincia así que chao, región no más).
El punto, tratando de volver a él, es que al final compré marcos muy grandes y me pareció que se iba a ver recargado así que me decidí por una sola de las fotos y cree con la otra el cuarto rincón que mostraré. El resultado me gusto mucho, aunque creo que colgaré la foto a unos 10cm del borde (ahora está simplemente afirmada contra la pared). El candelabro lo compré en una tienda de segunda mano y el florero fue regalo de mi suegra con otra flor que se me murió y que reemplacé por una mini orquídea de IKEA.

La foto es del centro de Stavanger, by the way.
4. La pared junto al comedor

La foto que compré para representar a la región del Bio Bio, un hermoso poster del Salto del Laja, y que no utilicé sobre la chimenea, la utilicé para la pared junto al comedor y el resultado me gustó mucho mucho! Y aprovechando que me él había regalado flores, creo que me salieron unas fotos super lindas del rincón. Cuando no hay flores se ve lindo igual, y eso es lo que más me gusta, porque normalmente la mesa está desnuda (comprar flores muy seguido sería carísimo, lamentablemente). Las fotos son una con la lámpara apagada y una con la lámpara encendida. Como dijo mi hermana, me encanta que se vean como burbujitas cuando la lámpara está encendida!!


5. El pequeño rincón superior de nuestra terraza.
No sé si he mencionado (esto de actualizar tan esporádicamente me hace perder sentido de qué he dicho y qué no) pero nuestra terraza (patio) tiene varios niveles, uno al salir de la puerta de la cocina, y de él salen uno hacia arriba y uno hacia abajo. En el nivel de arriba (desde el cual se puede, a su vez, subir al resto del patio, que queda cerro arriba) hay una pequeña sección de tierra donde hasta hace poco estaba lleno de musgos, piedras y malezas, pero ahora está limpiecito, con una planta de rosas enanas que compramos y plantamos, además de los únicos dos pastos a los que les permitimos quedarse sólo porque tienen un lindo tono de verde. En el área de tierra libre planté unas flores que se llaman según el envase "tusenfryd" pero si busco por esa flor en español me aparece la margarita común que no es lo que yo supongo que planté. Según yo, planté esta flor del link. Si alguien sabe cómo se llama en español que me avise, gracias. Aún falta que cubramos el piso de madera con algo que acá se le llama beis, pero que investigando descubrí que técnicamente no es beis y ni aunque lo fuera, la traducción al español de la sustancia es algo que jamás en mi vida he escuchado así que no hace mucha diferencia, pero es una especie de sustancia oleosa que ayuda a proteger la madera a la vez que le da color.


Al final sin planearlo salieron 5 igual :)

domingo, 4 de mayo de 2014

Paseo virtual por los alrededores de mi casa

Con banda sonora de fondo, con una canción que me gusta mucho en el último tiempo, Best I ever had de Gavin DeGraw.


 El set de fotos esta hecho en base a dos paseos que hicimos a los alrededores. Esto es a unos 5-10 minutos de mi casa :) Las fotos con menos verde son del 18 de abril y las mas verdosas son del 1 de mayo.








Oveja no quiere ser famosa.


Primera remojada de patas de año!
Me siento muy afortunada por contar con estos lugares tan cerca de mi casa! Tengo la impresión de que no importa cuantas veces visitemos los alrededores, siempre habrá algo fascinante que ver, algo que valga la pena fotografiar, algo que me haga sentirme afortunada de estar aquí y poder ver y sentir todo esto que rodea nuestra casita amarilla.

Rutina - al despertar

Una vez leí por ahí que los inmigrantes dejan de escribir en sus blogs cuando se adaptan al país al que llegan.
Yo no se si es mi caso; no se si he estado adaptada a Noruega desde el día uno o si nunca llegaré a adaptarme completamente (tampoco creo haber estado nunca realmente adaptada a mi Chile lindo).
Lo que sí creo que pasa, es que uno deja de escribir cuando se ve consumido por la rutina. Pero no me malinterpreten, no me refiero a esto como una cosa negativa, sino a cuando, mas o menos, la persona se hace de su propia rutina.
Si, creo que eso es lo que me pasa a mi.

Me levanto un par de minutos después que él, doy unas diez vueltas entre el baño y el dormitorio, subo medio vestida agarrando el resto de ropa que me falta del secador de ropa (o de la pila del sillón), pongo un poco de avena en el bol que él ha preparado para mi, le agrego un poco de mi leche de avena (tengo pendiente hacer un review de las leches no leches), 30 segundos en el microondas mientras guardo la leche de vuelta en el refrigerador y sorbeteo el café que él me dejó convenientemente en el camino. Tomo desayuno al lado derecho de él mientras alterno mi mirada entre la vista desde la ventana y las actualizaciones de los blogs en mi celular. Alrededor de las 8.22 pienso que es la hora limite, y que deberíamos bajar a lavarnos los dientes para irnos. Lo menciono en voz alta. Un par de minutos mas tarde, cuando ya es muy tarde, bajamos a ello. Tras eso lucho para hacerme entrar los zapatos - de baja calidad, que me compré para bajo uso y que he terminado usando nonstop desde la compra- mientras equilibro la cartera en un brazo y trato de no moverme muy brusco no vaya a ser que se me raje la chaqueta que me he puesto apurada.
Salimos, admiro el paisaje una vez que llegamos a la bajada de la colina desde la que se puede ver el lago que se ha convertido en mi segundo lugar favorito del pueblo (el primer lugar se lo lleva mi casa, por supuesto).
lagolaguito
Lago
Un poco más allá en el camino, apenas veo el letrero que indica X poblado, giro mi cabeza hacia la derecha para ver entre las casas en busca de "la casa azul", una casa sin más punto de interés que el hermoso-pero-extraño tono de azul con que está pintada.

sneak-peak de la casa azul, cortesía de Google Street View :)
Más allá toca el momento en el que el 60% de las veces grito -"¡¡pony!!". Esto sucede cuando pasamos junto a la granja a la orilla del camino donde tienen ponies pastando. Un par de segundos después me río de él recordando aquella vez en que confundió con un "pony muy extraño" a una llama que pastaba un poco más allá.

Son cosas repetidas a veces por inercia, cosas a las que cualquiera le restaría importancia, pero para mi son esos pequeños detalles los que hacen que valga la pena estar aquí.