miércoles, 24 de septiembre de 2014

Sykemelding - Licencia médica

El lunes fui a hablar con el médico acerca de mi problema de cadera. Contrario a lo que pensaba (mi médico tiende a hablar hasta por los codos), fue un diálogo ameno donde el médico escuchó todo lo que le conté acerca de mi dolor, me hizo preguntas al respecto, y me dijo -antes de darle mas detalles que "quiero trabajar menos por el dolor de mi cadera"- que no había problema con darme licencia.
Como no quiero parar completamente de trabajar, pero tampoco quiero terminar con problemas por exceso de actividad, acordamos que trabajaré lo que pueda durante el periodo entre esta consulta y el próximo control del embarazo (mediados de octubre) y que registre el tiempo no trabajado; así el me hace una licencia "retroactiva". Ni sabía que se podía, pero el me dijo que mientras fuera una cantidad razonable de tiempo no había problema (onda que no me va a hacer una licencia si hoy le cuento que en febrero estuve enferma; obvio). Y que si veía que el dolor no mejora nada nada, que vaya antes a verlo nuevamente. Lindo el viejo :)
Así que aquí estoy, con "chipe libre" para trabajar cuanto pueda o cuanto se me de la gana, pero la verdad me ha costado parar.
Hoy, por ejemplo, estoy cansada y adolorida al extremo que sentí como si fuera día viernes cuando me levanté (y el miércoles es supuestamente el día más productivo de la semana), pero me cuesta desentenderme de las responsabilidades que se me han asignado y, más encima, siento la estúpida presión de mi auto-exigencia para, como en períodos anteriores, tener a todos mis clientes al día al menos un par de días antes de la fecha límite (10 de octubre). Tonta nomás.
Así que, dado que hoy planeaba trabajar máximo 5 horas y media (de las 7,5 que corresponden a la jornada normal) y terminé trabajando 8 (a la fuerza sólo 8, porque podría haber seguido), le di visto bueno a M, la aprendiz que será mi reemplazo cuando me vaya con postnatal, para que usara mi usuario y mi contraseña para entrar al sistema mañana. Yo me quedaré en la casa (sin usuario disponible me veo obligada a hacer lo que debería estar haciendo; descansando y preocupándome por mi cuerpo y mi bebé).


  • Pienso dar un paseo por los alrededores, y en la mejor de mis intenciones pretendo pasear independiente de cuánta lluvia caiga.
  • Pienso tomar una siesta a media mañana y dedicarme a sentir cómo mi niño se mueve. Pienso leer más de la pila de blogs que hace unos días agregué a mi lista de lectura.
  • Pienso limpiar un poco mi oficina, y quizás incluso la pieza que tengo destinada para mi hijo (y que es hasta ahora la pieza de "cosas que no caben en otros lados".
  • Pienso hacer al menos una repetición de los ejercicios que me dio la matrona.
  • Y por supuesto, también pienso en trabajar un poquito más cuando la jornada laboral de mi reemplazante haya terminado y mi usuario esté nuevamente disponible... Lo siento, pero si por no trabajar me voy a estresar más de lo que lo hago en la oficina, gran parte de la licencia parcial se me va al carajo... y realmente quiero dejar listo a uno de mis clientes grandes antes de que termine esta semana!

domingo, 21 de septiembre de 2014

De 6 + 2 a 19 + 2 y a 18 + 4... y a hoy. Post largo, se recomienda leer con un cafecito en la mano :)

Mi mamá estuvo de visita cuando mis nauseas y mi cansancio estaban en su peak. Igual hicimos varias cosas y creo que tuvo una visita agradable. A mi obviamente se me hizo cortísima... pensé que iba a ser un poco más difícil vivir con mi mami nuevamente, por eso de que dos dueñas de casa no se llevan en una misma casa, pero mi mamá es tan fácil de llevar en ese sentido... Creo que logramos acercarnos mucho durante el mes que estuvo de visita, y espero que este tranquila viendo la vida que llevo acá; que con sus altos y bajos es la vida que me hace feliz. En el intertanto, bebé pasó de lenteja a arándano, de arándano a  frambuesita, de frambuesa a uva, de uva a ciruela, de ciruela a higo...
Por la semana 12, que fue alrededor de la cuarta semana de julio, sentí el primer "gloglo" en el estómago. Al sufrir del síndrome de colon irritable, me considero una experta en todo tipo de movimientos gástricos y gaseosos por lo que sé con seguridad que lo que sentí moverse dentro de mi era "algo más" que mi propio cuerpo: mi bebé vivía dentro de mi.

Además del "gloglo", sentía en las mañanas cómo bebé ejercía presión contra mi útero en el lado en el que había dormido, como si fuera un gato "enterrándose" en su cama para dormir mejor. Era fácil de sentir al tacto también, y me encantó sentir ese pequeño bultito en uno de los lados del útero.
En ese período también mi estómago, relativamente plano, empezó a mostrar signos de crecimiento. Al principio era una panza que cabía cómodamente en mi mano, pero para la semana 13 ya tenía derecha y llanamente "guata de embarazada", aunque aún no era muy visible para el ojo no entrenado. ¡Hora de comprar pantalones nuevos!
Fue en la semana 14 cuando sentí pataditas como tal. Al principio una o dos al día, pero rápidamente aumentando en intensidad y frecuencia. Para la semana 18 de embarazo, cuando nos fuimos de vacaciones a Bulgaria, mi estómago era visible a todo el mundo y los movimientos  de mi bebé perceptibles tanto por mi como por Steffen. Hoy por hoy bebé baila todo el día dentro de mi, y a veces siento cómo encaja su cabecita entre mis caderas presionando mi pobre útero hacia abajo (se puede ver, también, como se ubica en distintos lugares dependiendo de su/nuestro estado de ánimo).

Este martes tuvimos el ultrasonido y al parecer todo está bien. Corazón saludable bombeando sangre como debe, cordón umbilical en pleno funcionamiento, todas sus partecitas bien puestas en sus lugares. Mi bebé ya luce como ser humano y a pesar de que no quiso mostrar su carita completa (se tapó con la mano como una estrella de cine acosada por paparazzies ), dejó entrever que trae la boca de su padre. Curiosamente, dado lo temprano que sentí movimientos y que me creció la panza, su tamaño dice que tiene un par de días menos de lo que pensábamos (ese día 18 + 4 en vez de las 19 + 2 que mis cálculos indicaban). Igual esa nueva "edad" se adapta más a la fecha en que yo creo que ocurrió la concepción. Mi fecha estimada de parto se retrasó para mediados de febrero.

A pesar de la timidez que mostró cuando quisimos ver su cara, mi bebé no tuvo ningún problema en mostrarnos que es un niño, y la matrona gentilmente hasta nos imprimió una foto de su "masculinidad". Un niño, tal como sentía en mi cuerpo y como todos en mi familia creían. Un niño lindo que ya presiento que será una versión en miniatura de mi marido, aunque no pierdo la esperanza de que tenga algo de mi lado a parte de los ojos no-azules. En realidad mientras sea un niño feliz, a quién se parezca es irrelevante (pero la curiosidad!!).

Por supuesto no todo ha sido idílico en mi embarazo y hay veces en que me da pena lo mal que ha reaccionado mi cuerpo, mientras que otras veces me sorprende lo bien que lo ha tomado a pesar de lo "pifiada" que soy. Lo que me ha quitado el sentimiento bonito es principalmente un dolor de caderas que varía en intensidad según mi actividad, pero que está presente desde la semana... 14 también? Hasta el momento los síntomas más claros son que después del viaje en avión a Bulgaria (apenas 3 horas) no podía, literalmente, no podía casi caminar, y que, asimismo, si camino más de media hora de una vez, también casi no puedo caminar una vez que me detengo. Un problema de inercia, quizás? :D.

Esta última semana decidí tomármelo lo más relajada posible y anduve mejor del dolor, pero significó tener que elegir entre trabajar con un nivel de productividad decente y ser útil al llegar a casa, y me deprime sentir que no puedo ni siquiera hacer una cena completa sin tener que turnarme entre cocinar y descansar-elongar cuando todavía mi embarazo no está tan avanzado; quiero poder al menos limpiar lo que ensucio, poder dar un paseo (de no más de media hora!!) un par de veces a la semana e, idealmente, hacer algunos de los ejercicios que me recomendó la matrona, así que el lunes iré al médico para que me de una licencia médica de esas parciales que existen acá, donde puedo trabajar un porcentaje menor sin que eso afecte mi salario. Espero también poder ir donde un especialista; un fisioterapeuta, o kinesiólogo o qué sé yo, porque cuando el dolor es muy muy fuerte, sinceramente me da miedo (quizás exagerado, quizás no) de quedar con algún tipo de secuelas después del parto (y/o no poder tener más hijos por lo mismo).

Curiosidades, a parte del hecho de poder sentir a mi bebé tan tempranamente:
 - Al ser tan activo pensé que quizás era más de uno, o que quizás mi embarazo había empezado un mes antes de lo que estimábamos de acuerdo a la última menstruación. El que tuve un sangrado largo (aunque afortunadamente no abundante) en una de las primeras semanas, sumó a mi teoría de que posiblemente pude haber sangrado un mes de más a pesar de estar embarazada.
 - A pesar de que en el cuerpo sentía que era hombre (instinto), mi lado racional me hacía creer que estaba equivocada, que probablemente era una niña. Una vez más mi propia mente me hace dudar de mi instinto... shaaame! Incluso llegué a soñar que era una niña. Instinto 1 - Mente 0.
 - Mis pechos empezaron a producir calostro la semana 17. El primer día no supe por qué mi brazo estaba inexplicablemente mojado; al segundo día ya pude ver y sentir claramente la humedad en el sostén. Empezó como unas gotas locas, pero ya en vacaciones (y supongo que efecto del relax), la "leche" me salía a chorros y he llegado a sentir cuando me baja por los pechos. A veces le digo a mi niño que "la cena ya está lista" pero no me toma en cuenta jejeje... Leí que es un buen signo; espero que sea así y que logremos establecer un buen amamantamiento. Mientras tanto, obligada a esperar a que mi bebé pequeñito esté listo para salir del horno (y a usar toallas de algodón en las tetas!). Me gusta que mi cuerpo esté "listo" para él, aunque admito que a veces es incómodo andar mojando sostenes y poleras como si ya estuviera amamantando...

A veces me da terror. A veces -muchas veces- aún me parece irreal imaginarme a mi como madre. YO, que a veces me siento igual o más inmadura que cuando tenía 16; que a veces siento que he vivido tan poco, que a veces siento que no tengo idea de la vida, que me siento ignorante la mayoría del tiempo... YO voy a ser mamá... ¿En serio? Yo voy a tener completa responsabilidad por un bebé, ¿¿YO?? Me da terror, como dije. Me aterra la sola idea de cometer un error; me aterra que le vaya a pasar algo dentro de mi (siempre que despierto tengo miedo de haberlo aplastado en la noche con mis movimientos al dormir), me aterra la idea del Síndrome de muerte infantil súbita, me aterra no saber entender sus necesidades... me aterra fallarle. ¿Será que ya empiezo a sentir la maternidad en su esplendor?

Igual estoy maravillada por el milagro que es este pequeñito que baila cueca dentro de mi a pesar de que no le preparé empanadas... ya celebraremos el 18 con todo el próximo año, mi pequeño bebé.
Tu mamá y tu papá, con miedos y todo, estamos esperándote con los brazos abiertos y los corazones rebosantes de amor. Tenemos también las narices preparadas para tus cambios de pañal y todo, pero eso te lo contaremos después, probablemente cuando invites a tu primera pareja a comer con nosotros :)

Ahora, para que no sea tan aburrido haber leído las divagaciones de una embarazada, un par de fotos!

Guata del 3 de agosto; aproximadamente semana 13.

Guata del 10 de septiembre; aproximadamente semana 18.

Yo encuentro que tiene mi mentón... o no?
Me falta poner fotos de la visita de mi mami y del viaje a Bulgaria... los dejo para el próximo post :D