lunes, 10 de julio de 2006

You and no other


Vi en sus ojos la misma expresión que tuvieron los mios hace ya casi 3 años, cuando matamos a mi primer hijo...

Estaba frente a mi.

El sudor corría por su frente.

Una gota de sangre aun colgaba de su mano, como dudando si caer o quedarse prendida para siempre de ese cuerpo tan exquisitamente ajeno a toda realidad.

Tenía los ojos oscuros y la piel de un color grisáceo, producto del exceso de alcohol de la noche anterior y del sudor que hoy lo cubría completamente. Por la lucha tenía el pelo enmarañado, los labios rotos y una mancha de sangre en la camisa abierta, que me dejaba ver su torso, también lleno de sudor y sangre.

Su aroma a hombre salvaje me recordaba tiempos pasados, cuando solía visitarme por las noches y, mientras mi marido dormía, ibamos al ático... esa oscura habitación aún hoy tiene el aroma de nuestro adulterio impregnado en las paredes, el piso, las viejas cajas... el aire... el mismo aroma que hoy siento al tenerlo en frente.

Y fue mientras recordaba esto que lo salude con un sencillo movimiento de mano.

y él me mira y simplemente me responde con una sonrisa... su sonrisa... esa sonrisa.

No hizo falta más.

En estos momentos, luego de pasar varias horas en el húmedo ático, duerme junto a mi.





Nuevamente en mi cama al asesino de mis hijos...






al...




padre de mis hijos.

viernes, 7 de julio de 2006

You and no other


Mientras me ponía los guantes sentí que el frío comenzaba a recorrer mi espalda...
Yo quería un vestido como el de Vincent... ¿Por qué sólo tenía un par de guantes y ese condenado cuchillo sin filo? Claro, las cosas no andan bien por acá... Y toda la gente me ve y nadie, por la mierda, nadie me pone atención, aun cuando yo estoy preparando todo para matarle, para despedazarle las manos con mi puñal sin filo y morder sus tripas con mis dientes ensangrentados y ni aún asi consigo su atención. A la mierda. Éste ya salió del lugar. Debo seguirlo. ¿A dónde se dirige?. Ok, cambio de rumbo... si no toma esa calle todo estará resuelto, no tendré para que hacerlo. Cambia de calle por favor. Cambia de calle. Por la mierda mirenme, llevo el puñal en la mano, llevo la blusa ensangrentada por el corte en mi vientre y llevo el odio en los ojos. ¿Por qué mierda nadie se da cuenta?, ¿Por qué nadie me detiene? ¿Es que acaso todos desean su muerte tanto como yo? ¿O es que acaso saben que yo no soy más que una nueva víctima? Jamás pensé que eso pasaría. O talvés lo pensé demasiadas veces.

Muy poco de buen gore... selección explícita de fotos...