martes, 27 de junio de 2006

Olvidades y verdades lo que has de desmintares

Se puede considerar el día como ausente de alegría salvo por determinadas situaciones. Temprano en la mañana casi no kería salir. Por otro, lado me moría de ganas de hacerlo. Un poco más tarde las decepciones invadían mi cabeza. Posiblemente una señal de Dios. Posiblemente algo que no logro comprender. En un momento todo cambió y creo haberlo identificado. De pronto se siente parecido a otras circunstancias. De pronto un rechazo. Es verdad que el día no ha sido del todo malo. Simplemente los estadistas mandan a la mierda los extremos. Los peaks, al fin y al cabo, son siempre una molestia. No debería importarme, pero igual lo hace. Talvés sea por orgullo, pero es tal que me hace doler la cabeza; es tal que me hace sentir un dejo de tristeza. Volver al lugar no cambia las cosas para bien. Me acabo de enterar. Mal. Todo mal. Jamás pensé que el resultado seria tan malo. O talvés siempre lo supe. No pensé en otra que esa posibilidad. En el fondo ya lo sabía. Nuevamente busqué lo que sabía no iba a encontrar. Ocupaciones mezcladas con desatención; falta de interés, falta de no sé que mierda.


Ahora intentando una concentración que no quiero. La verdad algo bastante explícito. Ok, no molesto más. La intención nunca fue esa. Creo. Al menos no esta vez. Luego, claro, llega el resto de cosas...

Al menos hay más inspiración para concluir otra historia...

Me he acordado mucho de ellas...