viernes, 6 de junio de 2008

Tributo

Fuí a Santiago sin aviso y sin plan, pero debí volverme antes de tiempo pues hay trabajo para mañana.

No es justo, yo quiero vacaciones y tomar jote mientras la lluvia cae y el vino recorre mis venas y la cocacola corroe mi hígado.

Quiero sentir el efecto del abuso de calmantes y la droga virtual del IDoser y un buen queque cannábico, todo junto recorriendo cada célula; cada organelo.

Quiero escuchar Marea en mi pieza en vivo y tener al lado a Alén para sentir el aroma de su sudor baterístico y sentir las gotitas de sudor del Piñas en la cara y ver el bailecito de Kutxi y la mano de César pasándome la uñeta y los punteos del Koli con su cara de papá.

Quiero un sobrecargo... de cosas que me relajan.