martes, 9 de septiembre de 2008

Jok

El hecho de que esté muerto no me parece un motivo válido para no amarlo.
El hecho de que no exista no me parece un motivo válido para no amarlo.
El hecho de que no sepa que existo, primero porque no existe y segundo porque está muerto, no me parece un motivo válido para no amarlo.

Pues, si bien es cierto que aquel que no existe nunca volverá a existir como existió porque está muerto, bien puedo amarlo tal y como es, pues conocí todo lo que fue y todo lo que es y será, pues nunca será más debido a que está muerto.