viernes, 12 de marzo de 2010

Antes del regreso a casa/[4º]

(Aún no transcribo lo que escribí acerca del terremoto).

¿Qué hice desde el 27/02 a las 3:34 hasta ahora? A grandes rasgos, resistir y arrancar. Resistir las réplicas y la falta de luz y agua durante algunos días y arrancar cuando la cosa se puso peligrosa.
Me hubiera encantado quedarme ahí o bien traerme a todos los que quiero a un lugar seguro. Pero tuve que optar por lo más urgente: mi hermana. Así que me vine a Santiago. Acá estoy ahora, pero mañana regreso.

Regreso a mi Talcahuano destruido, a mi Concepción devastado. A mi mundo, a mi vida. Regreso sin tener muy claro cómo va a ser todo de ahora en adelante. Sin saber cómo va mi tesis y sin que me interese mucho. Sin saber qué voy a hacer con los plazos del proyecto, sin saber cómo voy a hacer sin mi amor, que está tan lejos. Sin saber qué hacer para ayudar a levantar a mi ciudad y a mi mundo en realidad.

Nuestro adiós de hoy fue como una despedida. Van a ser, si todo sale bien, 12 horas viajando. Va a ser más de un día sin él, después de que estos días hablamos, practicamente, 24/7. Me harás tanta falta.

Te amo y has sido mi gran sustento. Mi pilar, mi apoyo. Mi razón para estar no solo bien, sino excelente. Mi razón para sonreir.

No sé cuándo podré escuchar nuevamente tu voz, si el domingo o quizá cuando. Pero, sea cuando sea, la espera se me hará eterna. Te necesito tanto.

Y me gustaría tanto poder tenerte cerca, pero a la vez estoy tan tranquila de que estés lejos. Y sabes que estaría contigo si pudiera, lo sabes, ¿verdad?, pero mi lugar por ahora es acá (aunque apenas pueda me arranco a tus brazos).

¿Te dije que me encantas? Lo haré cuando hablemos nuevamente.