domingo, 23 de mayo de 2010

de sentirse como la mierda y/por vivir al otro lado del mundo del hombre que amas

Más que las caricias y los besos, más que el tiempo juntos, más que el beso de buenas noches y el despertar a su lado, más que ver una película juntos en un día lluvioso, más que reírme de sus caras tontas en persona y más que todo en general, lo que más, más me hace falta es poder hablar en vivo y en directo con él. Qué extraño, ¿no? Si conversar nunca ha sido mi fuerte y conversar nunca ha sido mi estilo y usualmente lo que menos extraño de todo el mundo son las conversaciones serias...

Pero cuando no se tiene la oportunidad de tenerlas... se siente como me estoy sintiendo ahora: como la mierda. Y no hay otra forma de describirlo, aunque estaba empeñada en no escribir más groserías en espacios públicos... como la mierda. Es lo que me mata por dentro, lo que me duele más, lo que me manda al suelo el espíritu y lo que me revive la desesperanza. Es sentir que podemos perdernos por no tenernos y sentir la jodida tentación de mandar todo a volar y deshacerme de esto que me hace, a pesar de estos momentos, tan feliz.

No sé.

Ahora necesito a Marea.