viernes, 30 de abril de 2010

Visceral

Es esta enfermedad... me tiene cansada... me cansa que exista, me cansa que no sea sólo uno de mis muchos síntomas hipocondríacos... me agota que cada semana hay algo nuevo que me hace mal... que ya no puedo comer... aunque aún sean cosas que, gracias a Dios, no me fascinan... excepto la leche... la leche sí que la extraño... y sé que extrañaré pronto la carne, aunque no me muero realmente por ella... Aunque quizá más extrañaré el que no se me vaya la vida a la mierda cada vez que como carne. O tomo leche. O tomo un té fuerte.

Hoy leía, un poco atrasada, un artículo de mi Cosmo Abril... hablaba del peso ideal (saludable, recomendado) versus el peso "estrella" que es el que podemos encontrar en la farándula hollywoodense... Para mi estatura, mi peso ideal es de entre 59,5 a 66,8Kg; rango en el que estoy y en el que me siento muy bien; me gusta como me veo en el espejo, cómo me queda la ropa y cosas así... sin embargo mi peso "estrella" es de entre 46,8 y 53,2Kg. Es decir, más o menos lo que pesaba cuando tenía 16 años y estaba superando una anorexia...

Bueno, el punto acá relacionando ambas ideas es que ahora como que me da cosa probar alimentos nuevos por miedo a que me hagan mal también... pues sé que mucho de mi recuperación del peso ideal (estuve bastante rellena hasta hace poco) tiene que ver con eso; que a veces todo me hace mal... y paso semanas enteras enferma del estómago... y es tanto que digamos que ya estoy acostumbrada; como que mi estado enfermo es el normal... Apenas pudiendo mantenerme en pie de los dolores y la incomodidad... Y siento que voy a terminar demasiado delgada; como top model... lo cual no me molestaría... si fuera de una forma saludable.

Y bueno, la reciente enfermedad de mi abuela sumado a las hemorragias que tuve el año pasado (y que así de misteriosamente como vinieron, se fueron), hacen que tenga más miedo de esta situación.

Sí, creo que tengo que ir a médico. Al menos para saber qué es... pero no quiero escuchar el "usted no puede comer"... seguido de una larga lista de cosas que me gustan y que me va a doler dejar.

¿Será hora de enfrentar el problema?