martes, 31 de agosto de 2010

12/01/10

No te voy a negar que se me revolvió la guata cuando te vi...

y no sé bien por qué voltee... ni por qué tú también lo hiciste.