miércoles, 31 de marzo de 2010

El corazón tiene razones que la razón desconoce.

O, más aplicable, la vida tiene razones que mi corazón desconoce.

Estúpida mala suerte. Estúpido mal momento. Estúpida distancia espacial y temporal. Estúpida etapa de nuestras vidas.
Lo único razonable es el amor.

All you need is love? No, Lennon... también necesito mucha, mucha fuerza para luchar contra todo lo que se nos opone.

Creo que Pat Benatar tiene más razón: Love is a battlefield. Pero, para no restarle mérito a Lennon por su canción, tomemos esto que sí aplica: There's nothing you can make that can't be made.

Ok, Lennon y Benatar, ayúdenme a luchar, porque haré todo para ganar esta batalla.

lalalalá.

domingo, 28 de marzo de 2010

Malos Despertares - Kutxi Romero.

Incomprensible que hacer
lo que hay que hacer pa comprender
si tropiezas con rayos de luz
de mis ventanas
Impresumible vencer
con las cositas del querer
traje necesario para caer
Despiertan mis males
con mis malos despertares
si ha de doler el mañana
que no sea mañana por la mañana
que dormirme tanto
es un canto al desencanto
hasta cuando ha de durar
y mientras tanto, y mientras tanto
no hubo nunca nada, nadie
adios me quedo a esperarme
si tropiezas con rayos de luz
de mis ventanas
Impresumible vencer
con las cositas del querer
traje necesario para caer
Despiertan mis males
con mis malos despertares
si ha de doler el mañana
que no sea mañana por la mañana
que dormirme tanto
es un canto al desencanto
hasta cuando ha de durar
y mientras tanto, y mientras tanto.

domingo, 14 de marzo de 2010

[5º]

Por favor, por favor dime que estás bien. No me importa nada más.

viernes, 12 de marzo de 2010

Antes del regreso a casa/[4º]

(Aún no transcribo lo que escribí acerca del terremoto).

¿Qué hice desde el 27/02 a las 3:34 hasta ahora? A grandes rasgos, resistir y arrancar. Resistir las réplicas y la falta de luz y agua durante algunos días y arrancar cuando la cosa se puso peligrosa.
Me hubiera encantado quedarme ahí o bien traerme a todos los que quiero a un lugar seguro. Pero tuve que optar por lo más urgente: mi hermana. Así que me vine a Santiago. Acá estoy ahora, pero mañana regreso.

Regreso a mi Talcahuano destruido, a mi Concepción devastado. A mi mundo, a mi vida. Regreso sin tener muy claro cómo va a ser todo de ahora en adelante. Sin saber cómo va mi tesis y sin que me interese mucho. Sin saber qué voy a hacer con los plazos del proyecto, sin saber cómo voy a hacer sin mi amor, que está tan lejos. Sin saber qué hacer para ayudar a levantar a mi ciudad y a mi mundo en realidad.

Nuestro adiós de hoy fue como una despedida. Van a ser, si todo sale bien, 12 horas viajando. Va a ser más de un día sin él, después de que estos días hablamos, practicamente, 24/7. Me harás tanta falta.

Te amo y has sido mi gran sustento. Mi pilar, mi apoyo. Mi razón para estar no solo bien, sino excelente. Mi razón para sonreir.

No sé cuándo podré escuchar nuevamente tu voz, si el domingo o quizá cuando. Pero, sea cuando sea, la espera se me hará eterna. Te necesito tanto.

Y me gustaría tanto poder tenerte cerca, pero a la vez estoy tan tranquila de que estés lejos. Y sabes que estaría contigo si pudiera, lo sabes, ¿verdad?, pero mi lugar por ahora es acá (aunque apenas pueda me arranco a tus brazos).

¿Te dije que me encantas? Lo haré cuando hablemos nuevamente.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Ajeno de sentimientos.

Demonios...
Es como una maldición.
Como que mi felicidad no puede ser completa.
Porque claro, recién que él me ama, recién que él me pide que sea su pareja, recién que él me pide que seamos sólo uno del otro y de nadie más... Recién que siento que, a pesar de lo difícil de la situación, es posible y tangible que algún día estaré con él... algo tenía que cambiar.
Es como que la suerte se burla de mi, pues cuando me dice lo que siente aparece mrcf y ahora que me pide que sea su pareja aparece el hermano de ladybug.
Es irónico, es irracional, es muy, muy absurdo.
O quizá es una nueva prueba, un momento donde puedo reafirmar que no vale la pena intentar revivir fantasmas del pasado a los que ya no les queda aliento.
Y lo sé porque cuando leí su nombre no sentí ni la mitad de lo que pensé que me haría sentir... Y cuando noté lo cerca que había estado de mi todo este tiempo, no me sentí desdichada por el tiempo perdido... ni sentí... nada.
Y luego vi sus fotos y ha cambiado tanto... Ya no veo en él nada de lo que solías ser, nada de lo que solía apreciar, nada de lo que extrañé por tantos años. No veo la inocencia de sus ojos, no veo, ni siquiera, algún atractivo físico.

Increíble como puede cambiar el corazón... cuando después de tanto tiempo me atreví a cerrar tu recuerdo, cuando me di cuenta de que podía amar a alguien más que a ti, cuando confirmé que no eras el hombre de mi vida y no me importó haberte perdido pues me di cuenta de que, llanamente, no eras para mi, apareces poco después. Y con ello confirmo: ya no te quiero.

Este es mi adiós para siempre. Ya cerré el libro de tu recuerdo y ya sé que estás bien. No necesito saber nada más de ti. Tanto así que... ni siquiera me vale madre publicar este post.