sábado, 27 de agosto de 2011

Las novedades de la visita de mi amor

A parte de los paseos, abrazos y besos, cuando vimos lo rápido que estaba pasando el tiempo empezamos a buscar de forma realmente concienzuda cuál era la mejor opción para poder estar juntos. Buscamos toda la información pertinente y al final nos dimos cuenta que la mejor opción era adelantar nuestro matrimonio, que había sido fijado para una fecha ambigua del otro año que aún no decidíamos. Es así como el 19 de Agosto, el mismo día de mi cumpleaños, contrajimos matrimonio ante la Ley chilena.

La noche anterior fue una mezcla de sentimientos grande. Por una parte, la mas fuerte, me sentía tan tranquila respecto a la decisión que habíamos tomado que incluso me parecía extraño. Se podía estar tan tranquila respecto a algo tan importante? Lo adjudiqué (y lo sigo haciendo) a que, simplemente, cuerpo, alma y corazón están seguros de que Steffen es el hombre de mi vida, con quien quiero luchar por una vida en común basada en el amor, el respeto y... ya dije el amor? Y por otra parte, estaba ansiosa y me costó mucho conciliar el sueño.

Hicimos un matrimonio más que íntimo; sólo estuvimos presente mi marido, yo, mis papás (que sirvieron además de testigos), mi hermana y mi amiga-hermana, Pati. Me hubiera encantado tener acá mi hermano y su familia, pero dadas las circunstancias, creo que los que estuvieron allí fueron exactamente los que debían estar; ni más ni menos. No le avisé a mis amigas porque no quería cuestionamientos absurdos; los únicos fuera de Steffen y yo que sé que harán las preguntas correctas son mis hermanos, porque ellos me conocen mejor que nadie y ellos saben (espero) lo feliz que soy al lado de este hombre y el inmenso cambio que ha significado en mi vida no solo por la inminente emigración, sino por mi propia concepción del mundo y de mi misma desde que él llegó a mi vida.

Mi hermano me hizo una sola pregunta, y fue algo así como "¿Estás segura de que no te vas a arrepentir de esta decisión?" y repito aquí lo que le respondí ese día:
"No tengo cómo saber si efectivamente estaremos juntos toda la vida como queremos, pero jamás me voy a arrepentir de haberme casado con Steffen".

Días en Santiago de Chile

No salimos mucho en los días que estuvimos en Santiago, pero igual logramos tomar algunas fotos, que les muestro acá.

El Apumanque con la Cordillera de Los Ándes de fondo.


Viajar tanto para llegar ahí mismo, verdad?

Palacio de Gobierno (Casa de Moneda)

Si hay algo que le envidio a Santiago son sus edificios antiquísimos

El contraste entre el pasto, el cielo y el rojo de la bandera me encanta!!

 Me faltaron muchos lugares lindos de Santiago que mostrarle y que conocer juntos, pero el tiempo escaseaba y más que hacer turismo, lo que queríamos era estar juntos :)

Días en Concón (Región de Valparaíso)

El primer viernes que Steffen estuvo en Chile partimos a Viña del Mar, gracias a que uno de mis tíos nos regaló una especie de "Luna de miel" en un resort cerca de Concón.

La pasamos increíble!! Aunque creo que las fotos hablan mejor que nadie.







Qué les parece??

Caldo de cabeza

Estoy desvelada (o quizá negándome a dormir) y no podía definir bien por qué hasta que pensé en cómo expresaría lo que siento acá en el blog. El asunto es que hoy, mas que nunca, siento que no tengo nada en común con algunas de las personas que llamo mis amigas.
Me he dado cuenta desde hace tiempo que remamos para lados diferentes, más que en el sentido mismo de la vida, en la percepción del mundo, o no sé en realidad cómo describirlo. A ver... es como que se disfrazan de mujeres maduras e independientes pero en realidad tienen tanto aún por aprender. Yo no estoy diciendo que sea la reina de la madurez ni que todas mis decisiones sean las más adecuadas; de hecho yo me siento bien pendeja y muchas veces tengo que repetirme frente al espejo "you are a woman" para creerme el cuento de que en realidad tengo 25 años y estoy empezando a concretar el proyecto de mi vida, pero es que a veces sus arranques me colman, me impresionan, me dejan... plop. Mejor les dejo algunos ejemplos, a ver si alguien me encuentra razón.

  • El año pasado; tomando unos tragos y comiendo una chorrillana. Éramos 6 o 7 en la mesa, yo la única que no percibía ingresos (estaba con la tesis). Todas en pose "soy una mujer, soltera, independiente y adulta". Llega la hora de pagar la cuenta y, tras haber gastado bastante dinero, pretenden dejarle a la camarera 100CLP de propina (0,21USD). Cien miserables pesos a una persona que no está ahí más que trabajando y que, más encima, nos había atendido super bien. En Chile no existe un sistema de propinas establecido, por lo que tú puedes dejar lo que quieras/puedas (aunque a veces sugieren un 10-20%), pero es que en serio, 100CLP??? Después de haber consumido casi 20000? De verdad me dio vergüenza, porque casi que se ratonearon las monedas del vuelto. Al final yo (la estudiante del grupo) le dejé 1000CLP de propina, que me parecía lo mínimamente decente para un grupo de 6 o 7 "mujeres solteras, independientes y adultas".
  • Este año, estoy cooperando en un evento que organiza una amiga y que es uno de sus grandes orgullos como, nuevamente, mujer independiente, exitosa y adulta. Me cuenta que no almorzó, yo siento pena por ella, porque sé que es duro organizar un evento de cualquier índole. Tiene hambre, mucha hambre. Más pena me da. Pero luego... luego me cuenta, casi orgullosa de ello, que prefirió ir a la peluquería. Prefirió!!! pueden creer eso? No sé... Yo soy de la idea de que una de las bases para considerar a una persona madura y/o adulta es la capacidad de cuidar de si misma y no tan solo en el aspecto físico, sino sobre todo en la seguridad, salud e integridad propia. Quizá soy yo siendo demasiado anti-chic y en realidad el 98% de las mujeres haría lo mismo que ella, pero no creo... cierto?
  • Hoy una de mis amigas me comenta que no le agradó Steffen, que de hecho lo eliminó de Facebook. Perfecto, no tiene por qué caerle bien al mundo entero. Pero el motivo es... que Steffen contó unos antecedentes históricos acerca de por qué fuimos evangelizados por el catolicismo y no por los musulmanes, lo cual a ella le pareció una falta de respeto a sus creencias... Ok... yo aquí prefiero creer que simplemente mi amiga no entendió el inglés suficiente... Yo trato de acordarme de los detalles de esa conversación/argumentación y de verdad no veo la falta de respeto. Sí mi amor estaba muy sorprendido de nuestro poco interés en el hecho histórico a la hora de considerar la validez de nuestras creencias y eso lo tenía bastante exaltado (si lo conocieran mejor sabrían que se emociona/inspira mucho cuando habla de historia), pero considero que tratar de comprender mejor las creencias de otra persona en ninguna medida es una falta de respeto. Puede que esté un poco ambiguo mi punto aquí, pero en serio, tratando de ser muy objetiva en ese punto, él jamás le faltó el respeto a las creencias de nadie; yo creo que la cosa fue más por el lado de que a mi amiga simplemente no le gusta que le digan cosas que no quiere escuchar, cosa que ha quedado anteriormente de manifiesto en situaciones que no vale la pena mencionar acá. Y en serio que soy objetiva en ese aspecto, porque de hecho esa noche yo me molesté mucho con él por otro asunto que tampoco vale mencionar ahora y, enojada y todo, igual fui capaz de discernir en ese punto.
Entonces... no sé. Ustedes dirán que no puedo juzgar una amistad por un par de situaciones, pero acá les muestro los puntos peak, aquellos donde yo he pensado "WTF??".
Y bueno, por supuesto que les tengo cariño y espero no perder el contacto con ellas cuando llegue la hora de partir, porque a pesar de nuestras disonancias hay buenas cosas que también nos unen, pero mi caldo de cabeza va más por el lado de que si tengo tan poco en común con estas personas que conozco desde los 14-16 años, con las que estudié por varios años y con las que comparto país, idioma, ciudad, etc... Cómo va a ser cuando quiera hacer una amiga en Noruega, teniendo en cuenta que no vi nada en común entre el 98%(*) de las mujeres que conocí y yo? En serio, todas me parecieron un montón de pendejas retardadas con cero respeto por si mismas y menos por los demás.
 Y no es que yo sea la persona más amistosa del mundo; me daría lo mismo tener apenas 1 o 2 amigas, pero al menos una; una puede ser necesaria de vez en cuando. No para salir, pero para conversar, compartir... Y no le veo buen futuro a la cosa. Lamentable, pero cierto.

--
(*) Como dije antes, las mujeres que son parte de la familia me parecieron en general bastante sensatas, quizá por la forma en que nos acercamos, o no sé.

miércoles, 24 de agosto de 2011

La despedida.

Steffen partió de vuelta a Noruega ayer, 23 de Julio, a eso de las 13:50. Lo vi de lejos por última vez a eso de las 12:50.
Extraño sus besos suaves, sus manos en mi cintura, sus brazos abrazándome mientras intenta vencer mi desvelo que ya se había hecho costumbre estas últimas noches. Extraño mirar sus ojos azules, ver el brillo de nuestro amor reflejado en su mirada... extraño que frote su barba contra mi mejilla y el pequeño ardor de mi cara después que lo hace... extraño sus piernas enlazadas a las mías e incluso extraño tener que mover los pies con cuidado para que el hielo de éstos no le congele la piel.
Lo extraño tanto que tengo la necesidad de esperarlo hasta eso de las 11, cuando, en teoría y si todo sale como espero, estará nuevamente en su casa.

Sin embargo, debo dormir. Estoy lidiando con un resfriado épico que me tiene sin respirar apropiadamente por alrededor de 4 días y viajé a Santiago y de vuelta en menos de 24 horas, por lo que el agotamiento de mi cuerpo es evidente... tanto así que logró tapar gran parte de la pena que siento por esta nueva despedida.

viernes, 19 de agosto de 2011

Vuelvo pronto!

Tengo tantas cosas que contar... pero hoy es mi cumpleaños y hay mucho que celebrar!! Vuelvo pronto!

jueves, 18 de agosto de 2011

Actualización...

Me quedan poco más 4 días con mi amor... luego me dedicaré a contarles las novedades, que no son pocas... Espero que todo el mundo blogger esté bien...

Saludos!