sábado, 27 de agosto de 2011

Las novedades de la visita de mi amor

A parte de los paseos, abrazos y besos, cuando vimos lo rápido que estaba pasando el tiempo empezamos a buscar de forma realmente concienzuda cuál era la mejor opción para poder estar juntos. Buscamos toda la información pertinente y al final nos dimos cuenta que la mejor opción era adelantar nuestro matrimonio, que había sido fijado para una fecha ambigua del otro año que aún no decidíamos. Es así como el 19 de Agosto, el mismo día de mi cumpleaños, contrajimos matrimonio ante la Ley chilena.

La noche anterior fue una mezcla de sentimientos grande. Por una parte, la mas fuerte, me sentía tan tranquila respecto a la decisión que habíamos tomado que incluso me parecía extraño. Se podía estar tan tranquila respecto a algo tan importante? Lo adjudiqué (y lo sigo haciendo) a que, simplemente, cuerpo, alma y corazón están seguros de que Steffen es el hombre de mi vida, con quien quiero luchar por una vida en común basada en el amor, el respeto y... ya dije el amor? Y por otra parte, estaba ansiosa y me costó mucho conciliar el sueño.

Hicimos un matrimonio más que íntimo; sólo estuvimos presente mi marido, yo, mis papás (que sirvieron además de testigos), mi hermana y mi amiga-hermana, Pati. Me hubiera encantado tener acá mi hermano y su familia, pero dadas las circunstancias, creo que los que estuvieron allí fueron exactamente los que debían estar; ni más ni menos. No le avisé a mis amigas porque no quería cuestionamientos absurdos; los únicos fuera de Steffen y yo que sé que harán las preguntas correctas son mis hermanos, porque ellos me conocen mejor que nadie y ellos saben (espero) lo feliz que soy al lado de este hombre y el inmenso cambio que ha significado en mi vida no solo por la inminente emigración, sino por mi propia concepción del mundo y de mi misma desde que él llegó a mi vida.

Mi hermano me hizo una sola pregunta, y fue algo así como "¿Estás segura de que no te vas a arrepentir de esta decisión?" y repito aquí lo que le respondí ese día:
"No tengo cómo saber si efectivamente estaremos juntos toda la vida como queremos, pero jamás me voy a arrepentir de haberme casado con Steffen".