miércoles, 20 de agosto de 2008

Botar, botar y botar...
ese ha sido mi lema desde hace varios meses en lo que a cachureos se refiere. Sin embargo, ahora que estamos en la casa nueva, ese lema se ha hecho más radical. Porque claro, antes botaba lo que no me gustaba, o papeles, o cachureos sin valor, conservando todo aquello que tuviera algún valor especial para mi. Pero ahora, la cosa es diferente. Ahora tengo mi librero hermoso, tengo mi closet hermoso, tengo veladorcito con cajón, tengo muuucho espacio en mi pieza