viernes, 3 de abril de 2009

Por qué

Porque cuando decidí que era el momento, el momento apareció.
Porque puede que quede en nada, pero puede que quede en todo.
Y...
Porque, simplemente, algo me dice que es el lugar correcto y el momento correcto.