lunes, 28 de octubre de 2013

Que mas puedo pedir?

He estado distraída y ocupada.

Mi trabajo me sigue encantando, a pesar de que estas ultimas semanas han sido especialmente tediosas por lo poco que hacer, y las jornadas se sienten mas largas, y los días mas cortos.
Estoy feliz de que por fin esta por acabarse el trimestre del curso de noruego, el horario vespertino me ha pasado cuentas y siento que he aprendido tan poco en estos tres meses. Mis compañeros de clase tienen un nivel bajo, o quizás no lo es tanto, pero es que después de mi clase anterior, la que tome en intensivo; donde todos hablábamos mas menos a un mismo nivel, y ese nivel era mas bien alto, siento que ahora estoy estancada esperando a que el resto se decida a aprender algo, y eso me quita los deseos de aprender a mi, y apenas pongo atención a lo poco que podría/debería aprender. Por eso es que estoy feliz de que termine. El próximo periodo lo tomare online en el sistema de 5 horas a la semana en el computador + 1 reunión al mes en Johannes. Tengo buenas expectativas del curso; siento que podre poner a buen uso los kilos de material impreso que tengo. Me entusiasma la idea.

Estoy contenta de la aceptación que tuvo mi super concurso a pesar de lo básico de los premios. Yo hubiera quedado feliz con dos concursantes, así que con las 8 personas que se inscribieron me siento mas que satisfecha. Gracias a todas. El sorteo lo haré a lo que termine esta entrada.

He estado "enferma" de algo que no se que es. No creo que sea estrés, no creo que sea cansancio, no creo que sea melancolía, no creo que sea algún bicho, pero puede que sea un poco de todo. Me siento frecuentemente cansada a pesar de haber dormido largo y corrido, tengo dolores típicos de agotamiento muscular a pesar de que no hemos pisado el gimnasio en bastante tiempo, paso de la euforia a quedarme pegada pensando en nada en un instante, y puedo de pronto volver a comer lácteos, pero me enfermo de indigestión otra vez si apenas pruebo un jugo o algo ácido. Me largo a llorar inmediatamente cuando Steffen me pregunta que me pasa. Y la verdad es que no se que es lo que me pasa. Tengo millones de motivos para estar feliz y esperanzada y, en cambio, me siento a veces como que tengo el cerebro dormido y no me doy cuenta, y ando mas mañosa, mas desentusiasmada y mas floja que cuando no tengo mucho mas que la vida misma para contentarme.

Tengo, eso si, algunas teorías.

La mas plausible, es que necesito oportunidad de dejar de preocuparme:
Pase de preocuparme día y noche a ver si me daban la residencia, a preocuparme de buscar trabajo, a preocuparme de que no hablo noruego perfectamente bien, y que por tanto no merezco un trabajo, a preocuparme de que tengo que demostrarle a mis empleadores que fue una buena idea darme la oportunidad de trabajar aquí, preocuparme de que ahora que por fin recibo un sueldo completo, si ahorramos cada uno tal cantidad de plata al mes, podremos quizás comprar una casa de aquí a un año, y a preocuparme de que pasa si los precios inmobiliarios dejan de bajar, quizás no alcanzamos a comprar algo propio y seguiremos estancados en el apartamento bajo la casa de mi suegro, y si es así tendremos que seguir postergando mil y otros planes, pero si compramos algo, como cresta vamos a financiar muebles y pintura, y electrodomésticos, y quizás no tendríamos que esperar tanto si tuviéramos mejor situación, entonces para mejorar la situación necesitamos hacer un negocio e invertir en algo, pero que negocio vamos a hacer, que pasa si nos va mal, que costos tendría para nuestra familia el tener que armar un negocio desde cero, tenemos poca experiencia, poco capital, no tenemos idea, estamos bastante solos, me gustaría que alguien nos ayudara, pero no quiero, quiero que lo hagamos nosotros, que no tengamos que ponerle velitas a nadie por favor concedido, no importa que nos cueste, pero por que nos cuesta tanto, por que no eramos mayores cuando nos conocimos, con ya menos créditos estudiantiles que pagar, o mejores profesiones,...
Eso y mas. No son cosas que den vuelta como un tornado todo el día en mi cabeza, son cosas que pienso, según yo, de vez en cuando, pero creo que inconscientemente las estoy convirtiendo en una carga que ya me pasa la cuenta.

Estoy tratando de enfocarme en lo concreto. En lo bueno. En los pasos que ya he/hemos dado. En cuanto a la compra de vivienda, ya he dado los siguientes pasos:

  1. No tome el magister: Para muchos el no haberlo tomado se podría considerar como dejarme a mi misma de lado, quitarle prioridad a mis sueños, que se yo. Me lo cuestione mucho antes de decir que no. La verdad? Me costo un poco asumirlo, pero es la mejor decisión que he tomado. Mi sueño, ese que tengo desde mucho antes de conocer a Steffen, es tener mi casa propia. Por supuesto se ha modificado, y paso de ser un viejo apartamento de soltera en el edificio azul que siempre me gusto en Concepción, a ser una casita blanca con patio con arboles frutales donde correrán niños propios y/o ajenos, pero el principio es el mismo. Cualquiera sea el tiempo que nos tome por fin poder comprar algo, serán al menos dos años menos de lo que hubiera sido de haber tomado el magister. Dudo que me arrepienta de haber tomado esta decisión.
  2. Conseguí un trabajo fijo a tiempo completo que de paso me gusta y que resulta útil como conocimiento auxiliar aun si no quiero seguirlo por toda mi vida. Requisito numero uno para acceder a un crédito hipotecario? Nailed it!
  3. Abrí mi BSU: La cuenta de ahorro inmobiliario para jóvenes, que tiene rentas especiales y que soñé con abrir por tanto tiempo. Ya la tengo y aunque por ahora no tengo mas que unas pocas coronas ahorradas, espero de aquí a fin de año poder poner una cantidad que valga de algo, aunque signifique comprar regalos de Navidad en los "Todo a 500".
En serio, que mas puedo pedir?