domingo, 15 de marzo de 2015

De sangrados, ICP, HELLP, Pre eclampsia y cómo Snoopy llegó a nuestras vidas - Parte IV

(si quieres leer lo que pasó antes, lee aquí: Parte I, Parte II, Parte III).

Los controles periódicos fueron de mal en peor. Necesité volver varias veces a que me repitieran los exámenes, lo que significó pasar gran parte de esos días esperando por horas en el hospital, o bien donde mi suegra que afortunadamente vive por ahí cerca (el hospital queda muy lejos de nuestra casa!)

Al final, una de las veces en que mis resultados seguían sin mejorar, me dejaron hospitalizada por segunda vez. Era el 19 de Enero y mis trombocitos se negaban a subir. HELLP confirmado, además de preeclampsia, sólo para hacer el tema más entretenido. Si todo sigue igual, mi inducción se adelantará.

Esa noche se hizo eterna, tenía contracciones fuertes pero no dolorosas y tuve 2 o 3 episodios de dolor intenso en el hígado. El segundo día la cosa mejoró un poco, pero ya estaba más que claro que no saldría de ahí hasta que hubiera dado a luz.

Entre las cosas más lindas que me tocó, fue tener que recolectar la orina de 24 horas (no sé por qué, pero me cargó!!) entre el 21 y el 22 de enero. Ambos días estuvieron marcados por un aumento en mis sangrados nasales (toda la vida he sufrido de sangrado de nariz constante, pero la abundancia era mayor esos días). Presión arterial alta, probablemente tenga que tomar medicinas para la presión al salir de aquí. Muchas contracciones irregulares y sin dolor. También en esos días perdí el tapón mucoso.
Mi desayuno el 21 de enero.
El 21 me informan oficialmente que, dado que mis resultados no mejoran a la velocidad deseada, me inducirán esa misma noche, o bien el día siguiente, dependiendo de la capacidad de la unidad de maternidad "clínica". Finalmente el 21 no pasa nada, me cuentan que maternidad está a full capacidad. De todas maneras me dejan con una vía instalada en la mano izquierda.

El 22, aunque aún seguían bastante ocupados en maternidad, y dado que yo ya no podía esperar más, empezaron con la inducción.

Vista desde mi habitación el 21 de enero.

Vista desde la sala de espera, el mismo día
Mi vía, en la vena de mas a la orilla que pudieron pillar... dolía con movimientos simples de la mano, todo un desafío no sufrir con ella.