miércoles, 25 de febrero de 2015

De sangrados, ICP, HELLP, Pre eclampsia y cómo Snoopy llegó a nuestras vidas - Parte III

(si quieres leer las partes anteriores, pincha aquí: Parte I - Parte II)

Mientras tanto yo sigo siendo monitoreada, las contracciones han aumentado en frecuencia e intensidad, pero yo sigo sin sentirlas más que como Braxton Hicks. Me toman muestras de sangre, me dan la inyección anti-Rh en caso de que mi sangre haya entrado en contacto con la del bebé y ante la incertidumbre de su factor Rh (yo soy Rh-). Ahí, entre revisión y revisión (cada media hora) dormimos como pudimos, cada uno en una camilla y tomados de la mano, con el sonido de los latidos del corazón de nuestro bebé de fondo. En el transcurso de esas horas de sueño a saltos, mis contracciones disminuyeron.

Sé que en algún momento vi el reloj y eran alrededor de las 9 de la mañana, pero no sé si fue como a esa hora o más tarde que me hicieron una segunda ecografía, esta vez más enfocada en mi cérvix que en el bebé. Debido a que había un pequeño descenso en esta, la médico de turno decidió mantenerme hospitalizada, aunque como las contracciones habían pasado, me trasladaron a la unidad de maternidad "no clínica".

Ahí me quedé, con monitoreos del bebé y las contracciones dos veces al día, muestras de sangre y toma de presión todas las mañanas. El diagnóstico era incierto entre el síndrome HELLP y ICP (colestasia intrahepática del embarazo), con más probabilidades de ser ICP, pero a la espera del examen de sangre que me tomaron el primer día y que se envió a Bergen por un test que toma varios días pero confirma o descarta ICP.

Mientras tanto, me dicen que sea lo uno o lo otro, mi bebé definitivamente tendrá que salir antes de tiempo. Me van a inducir el parto, eso está decidido. La única duda es cuándo (HELLP requería que me indujeran de una vez, mientras que con ICP tenían un margen en el que moverse).

Dado que los síntomas no evolucionaban hacia HELLP, y a pesar de no estar oficialmente confirmado el ICP, comienzan a administrarme una medicina para el hígado llamad Ursofalk.

Finalmente llegaron los resultados desde Bergen que confirmaron ICP, se me da el alta el 7 de Enero con receta para continuar con el Ursofalk, fecha de inducción del parto para el 24 de enero y controles periódicos que incluyen monitoreo fetal, pruebas de sangre y toma de presión dos veces a la semana en el mismo hospital.

Fotos de esos días.
Una de las tantas esperas que tuvimos en esos días.

Ursofalk

monitoreo fetal

latidos cardiácos de mi bebé (izquierda) y contracciones (derecha).

Mi pequeña despensa en el hospital.

La vista desde mi camilla.

El día que se fue mi compañera de pieza! Sensación de libertad... las pequeñas victorias de estar hospitalizada :P

Flores cortesía de mi suegra.