lunes, 25 de mayo de 2009

nada como...

Cuando me da por escribir, me da de verdad. Claro, acabo de escribir un post fomísimo y quiero seguir escribiendo cosas y más cosas sin utilidad alguna. Escribir que me gusta Northern Kings y McFly, grupos bien opuestos pero da igual, nunca he tenido gustos de una misma línea. Siempre cambiando, siempre dudando.

Quiero más fin de semana, quiero un abrazo, quiero no estar resfriada, quiero que declaren alerta por la influenza A H1N1 (van 91 casos y cero preocupación del Estado), quiero poder aprender todo el finés que me falta para poder ponerme las pilas con Japonés y después quizá con ruso o árabe.

Quiero salir a tomarme un helado y compartir con un par de personas. Quiero tantas cosas y me toca esperar; debo ser paciente.

Quiero reirme mucho de alguna cosa, caerme de guata u otra cosa menos vergonzosa pero igual de graciosa.

Quiero hacer poesía, quiero escribir un libro, quiero tener un árbol de membrillos y visitar a la Lau y a la Nat, que hace caleta les debo visitas.

Quiero ir al cine a ver Wolverine nuevamente, quiero trabajar, quiero descansar, quiero poder comprarme mi maquinita y sentirme más saludable, quiero no necesitar comer carne porque cada día me gusta menos, quiero comer porotos y lentejas y arvejas en ensalada, quiero poder adornar el departamento que aún no tengo y cambiar mi pieza de orden.

Quiero tantas cosas, pero debo ser paciente. Lo repito.

Quiero dormir, eso es lo único que puedo hacer en este mismo instante.