domingo, 12 de septiembre de 2010

Dejar de vivir en Chile.

La verdad no había querido tocar este tema... pero dado que estamos en Septiembre, con las celebraciones vibrando bajo la piel y el patriotismo a todo dar, me ha inspirado y he decidido hablar de ello.

El 2010 ha sido definitivamente el año más intenso de mi vida. Un terremoto, una enfermedad terminal, 2 nuevos integrantes de la familia (C y J), estar a punto de terminar mi carrera, haber hecho muy buenos amigos, una declaración de amor, una relación que ya lleva 6 meses y es cada día más perfecta, entre otras cosas que ahora no recuerdo pero se me vienen a la mente cada cierto tiempo. Este año, también, de acuerdo a la celebración popular, se conmemoran 200 años desde nuestra independencia. Pero además de todo esto, existe la posibilidad loca de que este sea el último año que pase en Chile. No es seguro ni es tan probable, pero es una posibilidad cierta y es por eso que no puedo dejar de pensar en ello. Y ante esa posibilidad, me he puesto a sentir cosas que voy a extrañar de mi Chile querido. Y en este punto hago hincapié de que estoy hablando de mi país; que a mi familia tengo más que claro que la voy a extrañar hasta rabiar.

Mi Chilito... a veces me da rabia que seas así, tan conformista y "segundoymedio-mundista"... a veces te amo por ser lo que eres; por funcionar bien a pesar de todo lo mal que te operamos... te amo por ser tan hermoso y te odio por ser tan caro de conocer... Pero sabes qué? Ya que estamos en Septiembre mejor me enfoco en los aspectos folclóricos... por ahora al menos.

Amo las Fiestas Patrias... aunque no lo sabía hasta ahora; cuando miro todo con ojos emocionados pensando que luego no veré esto cada año... y al ver una bandera flameando se me hincha el pecho porque sé que es MI bandera la que veo de forma recurrente... y me encanta el nuevo logo del Gobierno, porque por mucho que critiquen las letras tipo arco iris que usaron, tiene NUESTRO escudo, que ese sí siempre me ha gustado...

De pronto quiero escuchar cueca y no me interesa ir a las ramadas de las universidades por el carrete como por el sentirme parte de estas tradiciones quizá por última vez... sentir el olor a choripán, al pebre, al ponche... tomar vino barato y malo y disfrutarlo como si fuera el último trago que tomo en mi vida... comer empanadas... escuchar a mi gente, moverme entre ellos, vivir esto tan lindo y tan propio que muchas veces no supe disfrutar... Uufff cómo voy a extrañar a mi Chile lindo... Y este año quiero izar alto nuestra bandera... me encantaría tener una bandera propia; mía y de nadie más... la que me llevaré si es que me voy y que estará siempre en un lugar principal si es que me establezco allá, lejos, "a la chucha del mundo" (pero a la otra chucha; no a la que estamos nosotros)...

Este año por primera vez en toda mi bendita vida quiero tener un traje de huasa; quiero usarlo en el 18 y quiero llevármelo conmigo si es que me voy; para mostrárselo a todo aquel que quiera verlo... para tenerlo cerca y recurrir a él cada vez que necesite un golpe de Chile en mi vida... Y quiero llevarme una camiseta de la Selección de fútbol y casi que hasta me llevaría un CD de cuecas... Y quiero leerme la Historia de Chile, y quizá llevarme ese libraco gigantesco y hermoso para poder leerlo en voz alta cada vez que alguien quiera saber algún detalle de nuestra Historia...

Se me quedan una infinidad de cosas en el tintero... pero con lo anterior ya puedo pedir/recomendar que si alguien que me lee es chileno y no aprecia todo esto que somos, no cometas mi error... valora nuestro país, nuestras tradiciones, en especial si toda la vida piensas vivir aquí... Yo odiaba la cueca y nunca la aprendí (entre que no me gustaba y que soy tiesa como momia para bailarla) y ahora me da pena no saber hacerlo... Me da pena no haberme vestido de huasa todos los años de mi vida... me da pena no haber disfrutado tantos años de Fiestas Patrias a concho y haberme enfocado los últimos años más en el jolgorio que en el motivo de este...

Yo amo al hombre con el que estoy dispuesta a dejar Chile y estoy segura de que puedo llegar a amar su país... pero siempre será su país... y Chile siempre será el mio.