domingo, 19 de septiembre de 2010

En la mañana...

[8:54:52] él: so...
[8:54:53] él: are you happy? :D

 Antes de conocerte, mi vida iba directo a convertirse en lo que siempre se hubiera esperado de mi: terminar mi carrera, trabajar, comprarme un departamento con 2 dormitorios y un Suzuki Swift azul petróleo. Iría de shopping todos los viernes o quizá más frecuentemente y saldría de fiesta semana por medio. Bailaría hasta el amanecer nublándome la realidad a costa de Rusos Blancos, y de vez en cuando me subiría a alguien al depto, evitando darle mi número de celular para que nunca más me buscara y evitando que se quedara más del tiempo necesario. Los sábado y domingos los pasaría probablemente donde mis papás, y usaría más de la mitad de mi sueldo en comprarle todo lo que quisieran a mi hermana y mi(s) sobrino(s). Y cada noche al acostarme y cada mañana al levantarme maldeciría mi vida por estar tan sola, y rogaría a todos los cielos porque me enviara a alguien mágico, por el que cambiaría todo lo que tengo (como hacía hasta antes de que aparecieras).
 Ahora en cambio tengo un futuro incierto, donde en caso de que lo nuestro se dé bien, que es lo más probable; cambiaría de país y de vida en general. No tengo idea de si me van a validar el título, ni cómo voy a sobrevivir a un clima tan diferente al mio, ni a un idioma tan diferente al mio. Tendremos que sacar adelante una vida de familia y a pesar de que las cosas no serán fáciles al principio y que sólo podré ver a mi familia una o (con suerte) dos veces al año, cada noche y cada mañana sentiré mi corazón regocijarse en nuestro amor y en nuestra vida juntos (como hago desde que llegaste a mi vida).

[8:55:03] Su: siiii
[8:55:05] Su: very much.