domingo, 2 de marzo de 2008

Mareos pre-Marea

Desde aquel día en que supe la fecha oficial en que vendría Marea, entré en un estado catatónico que me tiene un poco "ida" de la internet...

La verdad es que ahora que ya sé lo que esperé con tanta ansia saber, que ya adquirí la entrada al evento, como que ya no tengo mucho interés en estar sentada frente al laptop... estar acá como que sólo hace más larga la espera, porque con la inet en frente tiendo a acordarme más seguido de que se viene el concierto... Y claro, casi ni navego por páginas, y casi no hablo por msn, y casi no prendo el computador, porque ya no me acorta el tiempo, sino que, por el contrario, pareciera dilatarlo...

Y no puedo, no he podido relajarme... Si debo admitir que gran parte de mi enfermedad de los pasados días se debió a que me puse casi loca cuando actualizaba una vez tras otra la página de ticketmaster y no aparecía Marea entre las opciones de compra de entrada, y que luego soñé mil mierdas respecto al concierto, y desperté requete mal y cosas...

Y claro, aún con mi entrada en manos, en un lugar donde la veo a toda hora; ahí la perla, azulita y larguita, tan mirada ya y remirada que le queda menos color, aún no puedo relajarme...

Pero qué le vamos a hacer, ya sé que por ahí por el 10 de Abril todas las penurias habrán pasado y estaré eufórica contando una y otra vez lo que hice y no hice... y en este punto me quiero detener, porque sinceramente y después de tantos años de no-hacer, pienso hacer todo lo que se me plazca y no hablo de tomar hasta quedar wasca ni nada, que la verdad eso cada vez se me place menos... sino de jugármela y corear las canciones, jugármela y conseguir autógrafos y fotos... Jugármela como no lo hice antes por Korn ni por cuántas otras bandas que en su momento admiraba y por bruta rebruta no luché... De todas maneras, aunque no me sintiera inmensamente arrepentida de no haber ido al anterior concierto de Korn y apenada por no estar en condiciones de pagar a Ozzy + Korn, digamos que hay que justificar la plata de la psicóloga y ella me dijo que tenía que disfrutar mi vida a concho (¿o eso me lo dije yo? mmm da igual...).

Entonces, surge otra inquietud (y es a lo que quiero llegar con todo lo de más que escribí antes): Si trato de obtener autógrafos... ¿Dónde dejarlos plasmados?

Los pechos: Descartados... me gusta la banda, pero ¿gruppie?... naaaa aparte que se borra.

Un CD: No tengo; debo admitir que los conozco sólo gracias a p2p y .torrent y un poco de youtube [sin contar claro a Martín, que me envió la primera canción que oí de ellos; A la mierda primavera] y ni ahí con decirles: "Qué va, tíos, ¿les molestaría ponerle la rúbrica a este 'cedé' pirata?"

La entrada: No es tan mala opción, pero es tan chica y está tan rayada con sus datos originales, que no se apreciaría bien...

Una polera: Excelente opción, pero me daría recosas usarla por miedo a lo que le ocurrió al chiquillo este del comercial de antaño... ¿era de Omo? no estoy segura... De todas maneras se puede enmarcar si dan las finanzas y lucir en la habitación para los visitantes especiales y el deleite propio...

Un cuaderno/papel: Naaa... tengo por algún lugar un autógrafo de Cristián Sánchez y ya sé que no sirve pa ná... Y no serviría ni aunque aún me gustara ese sujeto...

Un libro: Claro, el libro que me autografió Rivera Lettelier tiene sentido porque es escritor, pero aunque Kutxi sea un poeta de tomo y lomo, igual siendo la banda lo que me gusta no tendría mucho sentido... a parte no sabría qué libro elegir para tan importante misión...

Así que la mejor opción parece ser la polera... debo escoger una y llevarla, además de lápiz indeleble por si acaso... Uufff esto es tan emocionante y ahora hasta me siento más tranquila... Que, en el nombre de Dios, todo salga bien nomá... Porque gente, ese 9 de Abril seré la nana de quebranto.