viernes, 9 de mayo de 2008

I wish.

Quiero volver a Santiago... pero no a ese Santiago feo, mal oliente y caluroso, sino a ese Santiago hermoso del que disfruté a principios de Abril... Deseo volver a sentir la belleza con que por primera vez vi a esa ciudad, sentirme tan libre como me sentí aquella vez, sin que me importara la presión de que debía volver a 'la realidad'; sin que me preocupara el hecho de que se me quedó el celular allá... Quiero estar allá, quiero sentir el aire como aquella vez, el sol cayendo sobre mi como aquella vez, esa dicha y plenitud que sentí luego del concierto de Marea...

Ese viaje me abrió los ojos, me devolvió a la realidad... A veces me cuesta creer que la gente que uno ve por la TV sea 'de verdad'; me cuesta asimilar el hecho de que fuera de Chile el mundo continua (quizá ese viaje a BA es más que necesario), pero al verlos ahí, primero bajándose de la van y luego frente a mi, a menos de medio metro; viendo yo en vivo lo mismo que antes sólo aprecié a medias desde youtube... Uff no puedo describirlo, pero si para un fan normal es emocionante ver a sus estrellas, imaginen mi sentimiento, con lo mucho que me cuesta apegarme a la realidad.

En ese viaje me sentí libre, me sentí plena, me sentí dichosa, me sentí verdaderamente siendo yo. No es sólo el concierto lo que extraño (al cual volvería una y mil veces a boquear como los peces), es todo lo que él implicó; desde viajar sola ida y vuelta hasta qué sé yo; caminar por la Alameda tan seca y tan fea, tomar el metro con su movimiento hipnotizante...

Ese viaje es una de las pocas oportunidades que me he dado realmente de vivir y a pesar de que no hice todo lo que quería, no se imaginan cómo desearía seguir sientiendo todo lo que sentí esos días...