sábado, 15 de enero de 2011

Viernes

Hoy me levanté temprano para acompañar a Pati a matricularse en la Universidad de Concepción.
Una vez listo eso, nos comimos un helado, dejamos a Sandra en el paradero a nuestra casa, luego yo dejé a Pati en el paradero a su casa, luego caminé de vuelta a la UdeC.
En el camino me encontré con Karina, lo cual fue un golpe de suerte pues ayer nos íbamos a reunir y al final no pudimos. Hablamos poquito porque su bus vino luego, pero igual; al menos pudimos despedirnos.
Luego, fui a mi almuerzo "sorpresa" del laboratorio. La pasé muy bien e insisto en que me fascina ser parte de ese grupo humano. Todo el estrés, los meses de experimentación perdidos por causa del terremoto, todas las trasnochadas, los dolores de cabeza y las gastritis al borde del colapso... todo me vale la pena por haberlos conocido a ellos. Muchas gracias por haber estado hoy allí conmigo, por la rica lasagna y por los momentos compartidos durante todo este tiempo. Gracias por preocuparse por mi; por los buenos deseos y por sus temores. Gracias por las risas. Gracias por su amistad, sus consejos, sus bromas. Ustedes son, sinceramente, los amigos que más voy a extrañar y por lo mismo creo que me llevaré el cartel de Buen Viaje conmigo.

Viajé hasta el mall con Karen; allí nos despedimos. Tome la micro a mi casa, a la que llegué muriendo de calor, por lo que me puse lo más ligero que encontré y me tiré en la cama, cerca de la ventana, para capear el calor. Allí me quedé dormida y desperté 1hr y media después, poco antes de que T se conectara. Hablé un rato con mi hermano y con Carla, con la que tampoco me pude reunir antes de irme.

Escribí esto con detalles para acordarme bien del día de hoy; el último Viernes que pasaré en Concepción por un buen tiempo; el día en que empieza el fin de este camino de esperarnos y amarnos en la distancia. Hoy fue mi último día en Concepción: mañana parto a Santiago y el Martes a Noruega.

Con T hoy nos dimos el último beso de buenas noches a través de una cámara. El Miércoles nos daremos nuestro primer beso real.