sábado, 8 de octubre de 2011

La aventura en Santiago, días 0 y 1

El domingo pasado, mi hermana, una amiga de ella y yo, viajamos a Santiago. ¿Los motivos? El concierto de Nick Jonas & The Administration y la entrevista en la Embajada de Estados Unidos. El día domingo se nos fue en el viaje, 6 horas desde Concepción a Santiago en bus; partimos a las 10 de la mañana... saquen sus cuentas.

El Lunes, empezó la aventura.
Las niñas querían ir al aeropuerto a recibir a la banda, pero la verdad sin auto propio y sin conocer tan bien los caminos de la ciudad, yo lo encontré sencillamente una locura. Además, no había ninguna certeza de a qué hora llegaban y ellas querían llegar a las 5AM al aeropuerto, para estar seguras de verlo. Imagínense, yo, que apenas represento mi edad con 2 adolescentes, en un taxi en plena madrugada, camino al aeropuerto, que queda a las afueras de la ciudad... NI LOCA! Me costó mucho decirle que no a mi hermana, pero por muy fan que sea, creo que no valía la pena tomar un riesgo así.

Ya, me desvié del tema. El Lunes partió la aventura cuando salimos de casa de mi tía, a eso de las 8.30hrs. Tomamos el metro hasta estación El Golf (mapa, abajo a la izquierda), donde queda ubicado el hotel Ritz-Carlton, en el cual teóricamente se hospedaría Nick Jonas. Lógicamente, haciendo gala de nuestra buena suerte, al llegar allá nos dicen que se hospedará en el hotel Hyatt, que queda, si miran el mapa, casi al lado de donde dice Parque Arauco. Entonces, caminamos desde El Golf hasta Américo Vespucio y de ahí tomamos un taxi hasta el hotel (habían filas enormes para las micros y las niñas querían llegar YA.


Ok, una vez instaladas a las afueras del hotel Hyatt (a eso de las 10.30), tocó esperar a las celebridades, que llegaron alrededor de las 12.30, saludando apenas porque algunas niñas se descontrolaron (obviamente no eramos las únicas ahí) y saltaron las vallas, haciendo que "Big Rob", el guardaespaldas de Nick Jonas, se lo llevara rápidamente dentro del hotel. Ese creo que fue el gran error de la fanaticada, porque después de esa breve aparición, Nick no volvió a salir hasta las 22.30 horas y... sí, estuvimos allí TODO el tiempo, esperándolo.

ara qué decir el cansancio que significó estar alrededor de 15hrs esperando, comer una hamburguesa del McDonalds como almuerzo, estar al sol y de pie tanto tiempo que a veces sentía deseos de llorar del dolor de cuerpo... Para mi fue bastante grotesco, y eso que me sentaba en la berma de la calle en cada oportunidad que podía... Yo no sé si fue la emoción del momento, o es que se notan demasiado los casi 10 años de diferencia con mi hermana, porque ella estuvo parada el 98% del tiempo (sólo se sentó unos 5 minutos a mi lado, ya bien entrada la tarde) y aún así no estaba tan exhausta como yo...
Afortunadamente las niñas quedaron contentas de haber visto a su ídolo, aunque haya sido tan tarde y desde un balcón unos 4-5 pisos más arriba, así que volvimos a casa con un cansancio espantoso, pero satisfechas por la experiencia: más emocionadas que nunca por haber tenido la oportunidad de ver a Nick y a la banda en general, y con un regalo muy lindo por parte de la presidenta del Fans Club Oficial (del cual ambas son miembros activos): 2 entradas al concierto en ubicaciones mucho mejores que las que teníamos...