viernes, 7 de abril de 2006

Desidia

Nuevamente por ninguno inspirada plasmo mi solipsismo que no es tal.

Nuevamente acoge mi mente aquel sentimiento de fútil y efímera amistad, de sentirme simplemente alejada de la realidad, de los verdaderos hechos, de la verdadera cara a la que se enfrenta el ser humano promedio.

Es cuando noto que mientras para unos las cosas buenas y malas que ocurren siempre traen consigo una enseñanza, algun 'por qué' que tarde o temprano se hará evidente, otros sólo viven pesadumbre, dolor y tropiezos... Donde algunos buscamos razón ellos encuentran desgracia, mala suerte o mero destino inmanejable...

Los consejos, retos, palabras y problemas no sirven, no dejan enseñanza ni consejo (quizá ni recuerdo)

Ninguno me plantea la inquietud; es algo que ya me preguntaba... ¿Qué será de ti?... ¿Quién te cuidará?

Espero, si Dios me lo permite, ayudar. Espero, si Dios me lo permite, estar. Pero tambien espero que tu me permitas estar.

La menor de los Buendía ha dado un gran paso... lastima no sea hacia el lado correcto.

Seres poliformes acompañamos tu viaje desde donde nos has permitido. Desde donde nos has excluido.