domingo, 23 de abril de 2006

El sueño; el recuerdo

Nombres van y vienen y se baraja una ensalada de posibilidad, si bien no opciones...

Las veces que creo encontrar o que creo perder otro de esos nombres vuelve a arremeter... Puede ser el efecto que cualquiera, el apellido, produce en mi... soñar, como siempre, absurdos con sentido.

El verdadero sentido de mi alegría no esta en encontrar el poder de la libertad, sino en la creación de un nuevo santuario donde hayar lo que alguna vez creí tener.

Hoy, ya pasado el día, ya pasada la conversa, ya pasado el sueño, me pregunto por qué confía en mi.

Ayer, siendo hoy después de anteayer, recorde una escena de mi infancia. No recuerdo la voz ni las palabras... Ni los rasgos de la cara que hoy completo con fotos y con imaginacion... Pero recuerdo la forma del perfil, el color de ropa, el lugar exacto. Lo recuerdo. Lo recuerdo con la reja de fondo, esa reja que separaba la casa del patio, inmenso e imponente... Lo recuerdo. Así como recuerdo a esa extraña niña de negro que nunca dejó la silla del comedor para jugar a las escondidas como él.

Sólo ahora me doy cuenta de por qué su sonrisa fue casi mas un recuerdo que una sorpresa. Él ya me habia sonreído.

Quizá sólo fue una ilusión, pero hoy por hoy pocas cosas parecen más reales que ese recuerdo.