viernes, 9 de diciembre de 2011

Volubilidad 3 - Volver a nacer

A David lo cambiaron de sala, lo siguieron observando, dudaron de su buena salud por una fractura en la cavidad ocular y tras varios días sin novedad mala ni buena, hoy le dieron el alta. Mi vecina llamó eufórica de alegría a mi papá cuando supo la noticia, y por supuesto todos nos alegramos también así que cuando llegamos a casa (andábamos en el cerro La Virgen) los pasamos a saludar (lo trajeron a casa de su abuela para que lo puedan cuidar todo el tiempo).
Yo pensé que iba a estar en cama, pero cuando saludé a su hermanita (que por supuesto se veía muy feliz), y pregunté por él, me dijeron: -"Sí, ahí anda corriendo". Yo casi no lo creí hasta que vi detrás de la cortina una sombra pequeñita corriendo en la cocina.
Efectivamente, como si nada hubiera pasado, como si no hubiera estado en tanto riesgo, ahí estaba el chiquitito corriendo de lado a lado, feliz por estar de regreso a la casa de su abuela.
Lógicamente aún tiene su carita amoratada, el pelo cortísimo, un parchote en la cabeza y una venda a modo de gorro y cuando le preguntaban qué le pasó se le entristecía el semblante, pero se nota que pronto volverá a ser el niño de antes.
Si no me creen, vean las fotos, donde a pesar de estar convaleciente, fue casi imposible tomar una foto sin el efecto de movimiento a su alrededor.

Jugando Angry Birds :)

Trepándose al sillón a toda velocidad

Ojitos moreteados y sonrisa linda de bebé.
Dicen que el personal que lo atendió consideraba que David, después del accidente, volvió a nacer... Yo no sé si será así, pero sí sé que hay que dar gracias a Dios porque este final feliz no lo cuenta cualquiera.