viernes, 3 de febrero de 2012

Un poco de todo

Creo que lo que más me ha costado en estos días es lograr hacerme una rutina. Afortunadamente, mi plan de levantarme junto con Steffen y no dormirme luego de que se va a trabajar ha ido bien, así que en ese sentido no he tenido problema.

El problema empieza cuando Steffen se va y yo termino de tomar desayuno y desocupo la mesa, porque después de esos pasos establecidos, entro en la situación de caos de no saber qué hacer y no porque no hayan cosas que hacer, sino porque no sé por dónde empezar.

Y entonces ando así, como estoy ahora: en parte limpiando la cocina, en parte pensando que hay que limpiar el baño, en parte ordenando el living, en parte buscando la mejor distribución de las cosas para que se vea más armónico el ambiente... en parte pensando en mi curso online de noruego, en que estoy perdiendo horas de avanzar en él, y que no estoy avanzando en el punto cruz, y en que quiero hacer te helado aprovechando la planta de toronjil que me regaló Steffen... y es todos los días lo mismo, sin contar que estoy luchando contra la tentación de pasar la aspiradora nuevamente y la tentación de quedarme todo el día perdiendo el tiempo en el computador... o leyendo mis blogs y pensando en la decoración, o revisando el catálogo gigante de IKEA una vez más (ya voy por la tercera), o la revista de bordado hardanger que me compró Steffen...

Sé que cuando logre organizarme podré, no sé, limpiar de 9 a 11, avanzar en el curso de noruego de 11 a 12, o qué sé yo, pero no sé si es porque aún es todo nuevo acá para mi, pero quiero hacer todo a la vez, y bueno, así no avanza mucho nada, ¿verdad?

Ante la recomendación de Ley, he estado pensando en lo de tomar un curso de noruego pagado o no, y creo que veré si sale algo del trabajo voluntario que les mencioné, primero porque igual sería un gasto más de plata que no me siento cómoda generando (ya que no lo pagaría yo precisamente) y segundo porque el curso online que estaba tomando yo ya lo daba por perdido (porque decía que duraba hasta el 28 de Enero), pero revisé y sigue funcionando y es MUY bueno, así que creo que con las 2 cosas combinadas; curso online más la inserción forzosa al lenguaje (si es que puedo trabajar de voluntaria), creo que andaría más que bien. De todas maneras, si pasan, no sé, 2 meses y veo que aún no soy capaz de decir ni gracias en noruego, ya habrá que tomar acciones más radicales!

Ahora, a pedido del público, unas fotos de mis intervenciones en la casa. Fueron tomadas con el celular por lo que la calidad no es la mejor, pero igual.

Cambié la funda negra de estos cojines por unas blancas que hizo mi mami y agregué una bandeja con vela y chocolates a la mesa de centro. Quiero agregarle un camino de mesa, o un mantel, o un vidrio, porque encuentro que aún se ve muy rústica/cruda.

Ahí en el mesón de la cocina que da hacia el living, puse la orquídea que me regaló mi suegra y el florero (que también me regalo ella) sobre un mantel y con piedritas dentro, esperando por flores :)

En la ventana de la cocina (que da al patio, donde pueden ver la nieve) puse la planta de toronjil y un pequeño adorno de vidrio grabado con 2 delfines, que me regaló Kathy hace varios años.
La base de metal donde está la vela, el mantel blanco y las piedras, además de la revista de hardanger que les mencioné antes, las compramos ayer en la tienda Fretex, del Ejercito de Salvación (Frelses Armeen), donde venden cosas donadas (supongo que para reunir fondos para la organización). La tienda me encantó porque había una infinidad de cosas perfectas para decorar (en el estilo que quieras) y con precios muy buenos!! Totalmente recomendado visitarla si estás armando tu casa :)

También agregué una frazada celeste que me traje de Chile, para que contrastara un poco con el negro del sillón, pero no le he tomado fotos.