martes, 9 de abril de 2013

Actualización de la actualización

  • Steffen se logró comunicar con el Johannes el martes 2 y le dijeron que estaban sin cupos, pero que si algo cambiaba, me darían un lugar. El viernes de esa misma semana me llegó una carta avisando que tenía un cupo disponible!! Así que estoy a punto de empezar mis clases por fin!! Estoy tan emocionada que me siento casi como si fuera un niño pequeño en su primer día de clases.
  • Ese mismo viernes me llegó mi tarjeta-permiso de residencia. No les voy a mostrar el mio, pero se ve igualito a este que tienen de modelo en la página de la UDI, claro que por muy igual que sea, el mio es mucho más bello porque es MIOOOO!

  • El mio es más hermoso.

  • Con eso ya asegurado, el lunes fui al "registro civil", que funciona en conjunto con la oficina de impuestos, para pedir mi número personal y ver si habría problema con el error del nombre (cuando me registré en la policía en Enero del año pasado escribieron mal mi nombre y ahora aparece mal en todos lados). En teoría el numero me debería llegar en como 3 semanas más. Es verdad que es más esperar, pero al menos es con fecha definida!
  • Después de eso fui al banco para preguntar si podía abrir una cuenta sin el número. Sabía que no, pero no perdía nada con preguntar y además aprovechaba de confirmar qué es lo que necesitaba para abrir la cuenta cuando se pueda. Pasaporte y el número, nada más :)
  • Posteriormente, fui a la oficina del NAV para preguntar si podía registrarme como buscando trabajo sin el número personal. Obviamente la respuesta también fue no, pero el caballero me explicó bien cómo hacerlo cuando lo tenga y ya tengo todo claro claro en mi mente.
Eso lo hice todo en noruego, ya estoy tan experta que me sorprendo jajajaja. No, en realidad sí lo hice en noruego, porque si no practico en esas situaciones, entonces cuándo. En la primera oficina anduve digamos que normal-bien. En la segunda todo mal, me sentía como hablando cavernícola jajajaj pero en la oficina del NAV hablé tan, pero tan lindo! Un dialecto hermoso, perfecto, digno de nativo de Stavanger.
En serio, el caballero me felicitó y todo. Lo mejor, es que después de mi pasaron dos tipos que hablaban español entre ellos (creo que eran chilenos, aunque había algo en su dialecto español que me hizo dudar) y le hablaron en español al que me atendió, entonces me dio risa mientras caminaba hacia la salida, pensar que él hablaba español y todo y yo aún así le hablé en noruego (ni que hubiera sabido, pero igual). Salí más que contenta a pesar de que en realidad como trámite me había ido mal.

En resumen, todavía siguen las esperas, pero ya son por cosas concretas y eso me encanta!!

Por fin puedo planear, soñar, imaginar sin temor de qué va a pasar mañana. Hoy todas son puertas abiertas!