sábado, 3 de septiembre de 2011

Mi despedida de soltera

Mi despedida de soltera fue perfecta; tuvo todo lo que necesitaba para hacer de mi último día de soltera un día para recordar. No tuvo comidas ricas ni tragos elaborados. No tuvo juegos relacionados con sexo ni estuvieron mis amigas presente. No hubo un bailarín sacándose la ropa para mostrar su cuerpo brillante y esculpido en esteroides ni hubo preguntas indiscretas acerca del tamaño del miembro del novio.

No, mi despedida de soltera fue mucho mejor: fue al lado del hombre que amo, a punto de convertirse en mi marido. Fue en mi cama, con la luz apagada y el computador en nuestras piernas. Fue compartiendo una botella de vino y viendo Rango y Tangled, las películas animadas. Fue nuestra despedida de solteros, tan perfecta como sólo nosotros pudimos hacerla.

Y, ¿saben qué? me casaría 10 veces más sólo para tener una velada tan linda como tuvimos ese día.