sábado, 24 de noviembre de 2012

TRAN

Natty no sabía que acá es común tomar vitaminas y suplementos por la falta de luz, así que acá va un poco más del tema.

Creo que para pocos es un misterio que acá en Noruega los inviernos son muy oscuros. En el Norte del país (sobre el círculo polar ártico) se viven períodos de total oscuridad (Noche polar), mientras que en el Suroeste del país, como acá en Stavanger, si bien hay horas de luz, son pocas (ahora está amaneciendo a eso de las 8 y oscureciendo a las 16.30, aproximadamente) y pueden afectar bastante nuestro estado de ánimo y nuestra salud si no nos preparamos para ello.

Uno de los problemas más comunes es el Trastorno Afectivo Estacional (SAD en inglés), aparentemente causada por la falta de luz solar. Los síntomas mayores son cansancio, dormir demasiado, necesidad de comidas azucaradas, tristeza, culpa y falta de autoestima, irritabilidad y rechazo de contacto social y físico. Este desbalance bioquímico puede llevar a depresiones graves-suicidio y, por lo tanto, países como Noruega han hecho de la prevención de este trastorno una forma de vida.
 
Una de las prácticas habituales acá y una de las cosas que me recomendó la persona que me atendió cuando me fui a hacer el test de tuberculosis, es el consumo de Tran, que no es más que aceite de hígado de bacalao.
 
Según la página web del Tran clásico, Möller’s Tran, se trata de una combinación de Omega-3 natural de pescado y vitaminas D, A y E; nutrientes escenciales para el óptimo desarrollo y para mantenerse sano, por lo que las autoridades sanitarias noruegas recomiendan una ingesta diaria de este aceite a partir de las 4 semanas de vida y por todo el tiempo de vida, en una de dosis de 5mL al día para niños y adultos y de 2,5mL para los bebés, que se debe ir aumentando gradualmente hasta completar los 5mL a los 6 meses de edad.

A muchos el Tran les parece la cosa más espantosa que se pueda consumir; después de todo quién disfruta una cucharada de aceite en la boca, imaginen si más encima tiene sabor a pescado! Pero creo que si uno no la piensa y simplemente "va por ello" no es tan terrible de hacer. Nosotros mantenemos una botella de tran en el refrigerador y no fue problema hacerla bajar hasta la altura que está ahora, aunque admito que las últimas cucharadas no han sido las mejores porque como que el sabor se concentró en el fondo y... bueno, ha estado en el mismo nivel por bastante tiempo ya. Pero bueno, como les decía, a mucha gente no le gusta el tran en versión líquida y por eso hay muchas versiones en forma de pastillas. Creo que cualquier alternativa es buena siempre y cuando incluya la vitamina D, que es la que más escasea por culpa de la falta de luz.
 
Nuestro arsenal de suplementos se compone de la botella de tran medio vacía, pastillas multivitaminas, más pastillas multivitaminas y magnesio.
 

Tran, multivitaminas, magnesio y otro multivitaminas
En la foto, ven a parte del tran, el frasco rojo de vitaminas, que contiene vitaminas A, D, E, B1, B2, B6, B12 y C, ácido fólico, zinc, selenio, magnesio y otros nutrientes que me da flojera nombrar. El magnesio y las cápsulas las tomo para complementar el gimnasio (las cápsulas además de varias vitaminas y minerales tienen cafeína, por lo que me dan un boom de energía en la mañana).

Entonces, actualmente, como les dije no estoy tomando el tran, pero sí las pastillas multi+magnesio todos los días y las cápsulas de lunes a jueves; los días que vamos al gimnasio. Había parado de tomar las pastillas de vitaminas en el verano, pero con la baja en la cantidad de luz ya estaba sintiendo los efectos, aunque aún me cuesta un poco identificarlos, así que ahora estoy con todo y mis vitaminas; no quiero estar en ese estado zombi si puedo evitarlo.

Fuentes:
My little Norway