sábado, 14 de abril de 2007

Hoy es un buen día

Hoy, como dice el título, ha sido un gran día. Partí con bastante sueño, como ha pasado esta semana sin excepción cada vez que despierto. Primero, vino la clase de Biología Celular y Molecular. El profe [Dr. Martín Montecino] andaba como en otra; al extremo que se asustó porque pensó que estaba lloviendo (lo cual resultó ser el sonido de algo que arrastraban y sonaba como agua cayendo), y miraba a cada rato para afuera y como que no se enchufaba en la clase... Creo que quería salir corriendo desnudo bajo la lluvia por toda la Universidad gritando a todo pulmón: '¡¡güípiri!!' [1]. Después, físicoquímica. Tuve el placer de confirmar que no soy la única que está más que chata de mi 'queridísimo' compañero de carrera Jonathan. Es realmente desagradable tener que escuchar tooodas las clases cómo se las da de capo y apoca al profe, el cual es medio fome y lento, debo admitirlo, pero sí que es seco y tiene toda la disposición del mundo. Saber que no soy la única que le molesta tal situación me hizo liberar en gran parte las ganas de pegarle una patada en pleno hocico, pués ahora son ganas compartidas con varias personas más del curso =)

Luego, seminario (práctica) de Biología Celular y Molecular. 4 preguntas que dieron para una discusión amena con personas con las que usualmente no comparto y risas por la confusión de Gaby acerca del reordenamiento de 2 hebras de ADN bicatenario al desnaturalizarlas por aumento de temperatura y luego bajarla lentamente. Al final 4 personas decíamos lo mismo y Gaby volvía a enredarse... jajajaj dió para varias risas, pero despúes quedó claro.
En esa clase terminé además de aprehender todo lo relacionado con el Operón Lac, cuyas ideas y explicaciones estaban un poco enredadas en mi cuaderno, aunque tengo la satisfacción de haber explicado a Felipe W. bien la primera parte del proceso de regulación; cuando aún no entraba la glucosa (que era la parte del mecanismo donde estaba la duda). Fue interesante el seminario; aprendí bastante y, además, la pasé bien.

Después me dirigí con mi pesada mochila (andaba con un libro de Físicoquímica que no ocupé) a la Facultad de Ingeniería, donde mi hermanito me esperaba para ir a FONASA a comprar mi nuevo 'pack' de sesiones de psicoterapia... [2].

Luego, a almorzar ¡en el Gatsby!. No comí como chancha (haciendo alusión a mi post del 01.04.2007) , pero sí comí muuuchas cosas diferentes... Nunca había ido; fue una experiencia bastante buena; como para repetirla cuando el dinero sobre y el estómago sea menos sensible a los cambios conformacionales [3]. ¡¡Gracias Sebastián por la invitación!!

Después descansamos un rato en los sillones del local y, tras unas cuantas vueltas en el mall, partimos de vuelta a la UdeC. Como no comí estilo elefante deprimido, podía moverme con relativa normalidad, pero igual como que se nos 'echó la yegua' y cuando llegamos a la u y estacionamos, reclinamos los asientos para descansar un par de minutos. Dormí aproximadamente 20 minutos en los cuales soñé algo que lamentablemente olvidé apenas desperté =(!...

De ahí subir a buscar la mochila al Lab, ir a la Biblioteca Central "Luis David Cruz Ocampo" a devolver el famoso libraco, y reunirme con Kath. Curiosamente y 'gracias' a que a este famoso señor Murphy se le ocurrió inventar su estúpida pero acertada ley [la Ley de Murphy, obvio], la ida a dejar el libro a la biblioteca salió totalmente al revés de lo planeado. Primero, no sé por qué razón absurda, salí del Lab y me dirigí a la escalera verde del lado del estacionamiento, siendo lo más lógico dado que me dirigía hacia el fondo de la Universidad, haber bajado por la escalera central o bien por la otra escalera verde; la del lado de la Facultad de Educación. Dije bueno, no importa; doy la vuelta alrededor del techo en construcción y me voy por ahí hacia la 'Central'; luego vuelvo por el mismo camino. Nuevamente ocurrió. Habían cerrado el paso por ahí, así que tuve que cambiar de rumbo e irme por el lado de la facultad, cruzar el pasto al lado de la Facu de Educación y de ahí recuperar el camino de la idea original. Es verdad que el esfuerzo más que debí poner en tal recorrido no fue más; pero se me desordenó el esquema mental.

Ok, llegué a la biblioteca sin mayor problema después de eso. Dije: 'tengo el tiempo justo; dejo el libro en el buzón (era del 3er piso) y camino, ahora más liviana y por tanto más veloz, hacia la Facultad deHumanidades y Arte'. Obviamente y como era de esperarse, no pude hacer tal cosa. Resulta que por alguna razón que desconozco, los buzones estaban cerrados (con scotch; ¡qué seguro!) y había que dejar el libro uno mismo en el 3er piso.
'Ok, no importa' dije, y entré. 'Total, en asensor como subo siempre, el tiempo gastado no es taaanto más'.
¡Error! ya dentro del asensor un niño me dice: 'El asensor está malo'. Mi expresión mental fue: ¬¬'!! Obligada a subir los 3 pisos a pateli... Afortunadamente esa escalera es de las que no cansan demasiado, así que taan molida no llegué arriba. Ya veía que me decían que quedaba con suspensión porque se equivocaron y el libro tenía que haberlo devuelto el día anterior...
Afortunadamente tal cosa no pasó (parece que Murphy se aburrió de hostigarme y se fue en busca de nuevas víctimas...) y pude devolver el libro, saludar a la Ale [4] que estaba ahí en el piso y bajar aceleradamente.

Ok, Murphy me dió el postre: justo me tocó esperar a que una niña incompetente y un descendiente directo de las tortugas Tortuguitus Lentitus [5] pasaran por las cosas de metro [6]. A la niña, entre otras cosas, se le soltó el carnet de alumno y este salió volando por los aires, y el niño se despaviló de que tenía que salir como a los 3 minutos de parado frente al aparato.
Cuando por fin pude salir, caminé y caminé (pero no manejé o_O!) y llegué a Humanidades y Arte aproximadamente con 5-10 minutos de retraso...

Conversamos un rato con Kath y Abel, luego hacer la transacción correspondiente y conversar un poco más...

Caminar en dirección al Arco Universidad de Concepción; mi linda Facultad de Ciencias Biológicas. Ahí me encontré con la Pauli y la acompañé al edificio Virginio Gómez. Luego de vuelta a la Facultad de Humanidades y Arte a mi clase de Cuentos Latinoamericanos.
Excelente la clase; realmente quedé encantada. Entre los temas tratados (aún siguiendo en el análisis de Bola de Sebo), que ante una intervención que hice el profe me dijo: '¡Excelente!' y al final de la clase me felicitó por lo mismo y que conversé con un par de compañeros más [7], podría decirse que mi clase fue ¡¡MUUUUY RLZ!!.

Luego fui a Ingeniería y estuve un rato metida en el laboratorio de los niños de Ingeniería Civil en Telecomunicaciones [8] mientras terminaban para así poder irme a casita con Sebastián. Ahí lo pillé medio tristón, pero afortunadamente ya pasó.

Ahora, ya en casita, siento la lluvia caer y me dan ganas de acostarme... Este post me tomó mucho más tiempo y letras de las que imaginaba... Lo lamento por el post tan largo; yo no lo leería a menos que tuviera tiempo libre... Gracias igual si alguien lo hace. Como pensaba mientras caminaba hacia Ingeniería luego de la clase de Cuentos... No espero ser una gran escritora, pero cosas como las de hoy me animan a pensar que, quizá algún día pueda ser calificada como 'una escritora no tan mala'; que entre operones, proteínas implicadas en la expresión génica y quizá qué otra cosa, me quedará inspiración, talento y tiempo para echar a volar mi lado literario que cada vez siento venir con más fuerza... Que cada vez quiero desarrollar con más fuerza.

-----


[1] Eeeehm ¡No comments!; sólo la foto!
[2] En relación a eso, hoy hize uso de algunos de los consejos que me dio la Sra. Pino; cosa que se note que la cosa está haciendo efecto =)
[3] Con esto me refiero a que no cambie mucho mi forma dependiendo de cuánto comí el día anterior; es decir cuando la rutina de ejercicios que aún no empiezo, comience a dar frutos =P
[4] A todo esto, ojalá le haya ido bien en su certamen de Matemáticas I.
[5] Nueva especie de tortugas inventadas por yo =D
[6] Me acabo de dar cuenta que no sé cómo se llaman esas cosas que hay en la entrada de la Biblioteca...
[7] Así si alguna vez no va el niño Juan Manuel; con el que siempre hablo, no me sentiré tan solita =|
[8] Entre los que ubico al niño Israel, a Cristian Duguet y ahora a un tal Ramón.