sábado, 29 de diciembre de 2012

Navidad

Creo que no podría estar más atrasada con escribir acerca de la Navidad, cuando ya casi no queda espíritu navideño y todo se ha ido reemplazando con "espíritu de fin de año", pero antes de que ya sea 2013 les voy a contar cómo estuvo nuestra Navidad.

La celebramos con una cena el día 24 donde uno de los tíos de Steffen, vamos a llamarle Ola, que le encanta cocinar y es muy buen anfitrión, así que como imaginarán la comida fue exquisita y abundante y el ambiente muy agradable.
En la cena estaban los dueños de casa (tío-esposa-hija), otro tío de Steffen, mi suegra y su pololo, mi cuñado y nosotros dos. Si bien no eramos tantos, eso no fue impedimento para que el árbol estuviera re-lleno de regalos!


Me olvidé de sacarle fotos a la mesa, que se veía muy linda decorada y cuando me acordé ya estábamos todos sentados y me dio flojera pararme!

La comida consistió en cantidades industriales de pinnekjøtt, ribbe, papas, salchichas, salsas varias y puré de nomeacuerdoqué. ¡Todo exquisito! Nuevamente lamenté el momento en que se me encogió la guata, porque qué ganas de comer el doble de lo que comí, pero de verdad no podía más... Como había contado antes, aquí vine recién a probar el ribbe y ¡Oh, Dios!, qué cosa más rica!! superó mis expectativas como en un 1000%.

ya había empezado a picotear mi plato cuando me acordé de sacarle foto!
Después, el anfitrión nos dio a probar un caviar ruso que, según nos dijo, le costó mucho dinero. No sé si será cierto, no me sorprendería que lo fuera, pero la generosidad con que lo repartió todo me hace tener mis dudas, no porque él no sea generoso, sino porque... yo nica lo reparto así de fácil, sobre todo si me costó tanto como dijo.
Era muuuuy rico!! Saladito y ufff, un placer sentir la textura en el paladar. A Steffen obviamente no le gustó, pero no esperaba que lo hiciera, si en este matrimonio soy yo la de las cosas "exóticas".

caviar O_O
 Esta botella de vino no la tomamos, pero me gustó mucho la etiqueta estilo "pin-up" que tenía, así que le tomé una foto.

Passion has red lips jajajajaja
Obviamente, como en buena cena típica noruega, no podía faltar el aquavit, que a mi me gusta mucho por alguna razón que no logro descifrar, ya que he tratado de disfrutar de otros licores fuertes, como el coñac, el whisky, el aguardiente o siquiera el pisco chileno y no, simplemente como que no son lo mio, pero el aquavit es realmente un gusto tomarla.

Mi vaso de aquavit durante la cena.
... y una muestra de aquavit que me sirvió "Ola" después, que igual estaba rica pero era mejor la de la cena.
Después de la comida y el postre (que olvidé tomarle fotos, pero estaba exquisito, hecho por la esposa de "Ola", el mismo que hizo para nuestro matrimonio), pasamos al living a abrir los regalos. Me querían mandar a mi a repartirlos pero me escapé diciendo que el pololo de mi suegra es más nuevo en la familia, así que era su turno y no el mio :P

Mi suegra me regaló una bata de baño exquisita que hace que uno se sienta como un oso de peluche (a Steffen también le regaló una y al día siguiente estuvimos todo el día en bata los dos), el pololo de mi suegra me regaló un libro de cocina noruega que me encantó, porque trae miles de recetas clasificadas por zona y cosas, que realmente me sirve en mi idea de poder incorporar tanto las costumbres y tradiciones noruegas como chilenas, pero específicamente las "stavangerianas" o siddis y las "talcahueñas" o choreras.

El libro, que es gordo y pesado; dos atributos que me encantan en un libro.
También recibimos dinero, tanto de forma individual como para ambos como pareja y tarjetas de Navidad muy lindas de parte de todos, además de unos chocolates que Ola puso dentro de una caja de fideos vacía a modo de broma.
Mi suegra hizo de chofer y cuando nos vino a dejar, nos entregó a los 3 (Steffen, mi cuñado y yo) unas botas navideñas llenas de dulces, que por lo que me decía Steffen, es lo que típicamente reciben los niños a la mañana siguiente de Navidad. Mi suegra más linda, que nos trata a los 3 como si aún fuéramos niños, y a mi como si fuera su hija :)

Mi bota de navidad llena de dulces :P


La bota incluía un libro de cómics de Garfield (acá llamado comúnmente Pusur)
Mi cómic, que ya me leí de principio a fin.
 Y también unas "velas" súper especiales, porque se tratan en realidad de un soporte para la mecha, que permite quemar aceite en un vaso de agua (no las he probado aún, pero eso decían las instrucciones)

La caja donde vienen las "velas".
Unos calcetines que me vinieron como anillo al dedo (como calcetín al pie?) porque son calentitos y siempre ando pidiendo calcetines jejjeje.


Muchos dulces!!!! De esos, los 3 de licor se los doy a Steffen porque no me gustan, aunque le pedí de vuelta la cajita de metal redonda que me encantó!


También una bolsa de figuras de mazapán, que tengo un post pendiente de explicar por qué un cerdo.


Más dulces...

El cerdito de Steffen, fuera de su bolsa y a punto de ser devorado por mi marido adicto a los dulces.


Cuando ya estuvimos de vuelta en casa eran alrededor de las 12 de la noche, así que aprovechando que Steffen estaba hablando con mi cuñado, llamé a mi familia antes de irnos a acostar. Todo bien saludando a mi papá, después a mi mamá y... después no tan bien saludando a mi hermana; las dos nos pusimos a llorar y a pesar de que traté de distraernos a ambas contándole cosas triviales, pronto tuvimos que cortar porque ya era mucho, y cuando corté me vino un ataque de pena y llanto y angustia tan grande que no se me pasaba. Yo igual le echo la culpa un poco a que había bebido bastante aquavit y vino y por eso supongo que me agarró la pena más fuerte que de costumbre, o también por la fecha, o no sé, pero Steffen me abrazaba y me hacía gracias, y me cantaba nuestras canciones mamonas que me encantan (lo que siempre hace cuando me baja la pena, mi amor lindo), pero nada, yo trataba y aunque la angustia se me pasó, no podía dejar de llorar... y eso culminó en que Steffen, en una medida desesperada, me ofreciera comprar un pasaje para que mi hermana nos venga a visitar!
Yo, aún con los ojos como poto de hinchados y la voz aún media temblorosa, llamé a mi papá nuevamente a la casa para preguntarle y reconfirmar entre qué fechas va a estar allá mi hermano, porque sabía que era importante para ella estar con mi sobrino lo máximo posible, y no quería decirle a mi papá, pero me insistió que para qué preguntaba así que le dije y yo creo que mi papá se emocionó más que mi hermana misma jejejeje. La cosa es que buscamos y encontramos una ruta muy buena, con horas de viaje decentes, entrando a Schengen por Alemania (que me encantó cuando me tocó a mi, los alemanes son a toda raja), y, lo mejor, a un precio no tan descabellado. Así que eso pues, el mejor regalo de todos me lo dio mi maridito lindo, aunque igual me sentí como esas minas que hacen escándalo para que el marido les compre cosas o les de plata... pero creo que nadie sabe más que él lo mucho que esto significa para mi, es como si me hubiera devuelto algo que me faltaba y ahora estoy tan ansiosa porque llegue luego la fecha del viaje!! Pero ya contaré más de eso en otro post.

Feliz Navidad -con varios días de atraso- para todos!

Fin de contrato

Cuando firmé contrato con el hogar de ancianos encontraba que el 1 de Enero era una fecha tan lejana, que poco menos que faltaba medio año para que llegara, pero llegó más pronto de lo que me imaginaba, sobre todo tomando en cuenta que, por ser días de Navidad, no fui la semana pasada tampoco.
El último día, me dio pena despedirme de quienes estaban de turno (el 19 de Diciembre), aún sabiendo que lo más probable es que vuelva y me emocionó recibir palabras de agradecimiento de parte de ellas y de parte de la encargada del voluntariado, con la que me encontré abajo cuando me iba y que me tenía un regalo de Navidad-agradecimiento.
Tarjeta y regalo
Chocolaaate :)
La tarjeta por detrás
Ahora me estoy tomando estos días para pensar en qué haré de aquí en adelante; tengo 99% decidido que seguiré trabajando con ellos (si me reciben de vuelta, claro), pero no sé si la misma cantidad de días y/o la misma cantidad de horas... por un lado siento que podría lograr tanto más si fuera más seguido o por más tiempo, pero por otro lado ya ahora tenía ratos muertos en que realmente no hay nada que hacer (generalmente cuando la cocina está impecable y los abuelitos duermen), entonces no sé bien qué hacer, pero mis opciones son trabajar por ejemplo los lunes, martes y miércoles en el mismo horario que ahora (de 10 a 13); o bien trabajar esos 3 días más un viernes por medio (aquellos en que Steffen tiene el día largo, de 9 a 19), o bien trabajar dos días, como hasta ahora, pero por más horas... no sé, es algo que aún no logro decidir bien.

¿Alguna sugerencia?

martes, 25 de diciembre de 2012

Quemadura sobreexagerada

El Miércoles hicimos pollo con ensalada y preparamos una presa para mi cuñado, que a veces nos acompaña a cenar. No estaba en casa así que yo me olvidé del tema y me comí toda la ensalada que sobró y después llegó y shit! no tenía nada para que el pobre acompañara su presa de pollo. Entonces, le dije que le hervía unos fideos, que son rápidos y sirven de acompañamiento para todo. Me puse manos a la obra y todo bien, no hay gran ciencia en cocer fideos. Aprovechando el tiempo al máximo, también puse el pollo a recalentar en el horno durante los 10-12 minutos que se tomaron los fideos, así que todo estuvo listo al mismo tiempo y mi cuñado pudo comer sin problema.
El detalle fue para mi, que puse la bandeja recién sacada del horno sobre la cocina y como los quemadores de esta cocina demoran tanto en enfriarse, los jugos del pollo que seguían en la bandeja empezaron a hervir con el calor que aún emanaba de la cocina, y pensando que podía empezar a humear, o que se iba a pegar todo a la bandeja, o quizás qué cresta estaba pensando, pero me pareció buena idea tomar la bandeja, repito, recién salida del horno, con las manos descubiertas y llevarla al lavaplatos. Por supuesto la maravilla de mi ocurrencia no terminó ahí, pues cuando empecé a sentir que me estaba quemando, como a 10 centímetros de la cocina, en vez de volverla a su lugar, decidí continuar el camino hasta el lavaplatos, que no fue mucho; están una cosa frente a la otra, pero sí fue suficiente para que los pobres 6 dedos con que tomé la fuente se me quemaran; 4 de los cuales dolieron mucho, y dos de los cuales dolieron exageradamente, y uno de los cuales me dolía tan pero tan exageradamente que el dolor era una cosa feroz, indómita; más que un dolor consciente, lo que sentía era una sensación de llorar.
Tuve los 4 dedos más afectados bajo el agua por largo rato; el más afectado no lo podía sacar del agua por más de 6 segundos sin que el dolor salvaje volviera (lo cronometré; geek hasta la muerte!) y mientras estaba en mis delirios de dolor, pensando en que ojalá a Steffen no le llamara la atención la falta de movimiento en la casa (obviamente con la mano bajo el chorro de agua no había mucho rango de movimiento para mi) porque me daba plancha haberme quemado de una forma tan inteligente, me puse a filosofar acerca del concepto que presentaban en una triología de películas que ya son bastante viejas, Darkman, donde el héroe -Peyton Westlake- era un científico que, tras haber sufrido quemaduras como de 900° grado, el dolor era tanto que estaba al borde de la locura y por eso los médicos decidieron desconectar sus receptores de dolor para que pudiera sobrevivir.
Y el punto es que cuando vi las películas esa idea de dolor que te puede llevar a la locura me parecía súper irreal o difícil de conceptualizar, pero luego de haber experimentado este nivel de dolor sobreexagerado frente a una quemadura tan simple, superficial y pequeña como la que tuve, me replanteé esa idea y ufff... no sé qué tipo de fuerza interior tienen las personas que han sufrido quemaduras mayores que son capaces de sobreponerse a una experiencia como esa mientras yo casi lloraba con una cosa que no alcanzaba a cubrir la yema de mi dedo índice.

Mi dedo índice, el gran afectado, con su burbuja de piel quemada
En fin, que ahora ya está bien el pobre; el dolor pasó gracias al agua, a que me tomé las 6 últimas dipironas que me quedaba de Chile y que dormí con un paño húmedo amarrado al dedo.
Al otro día la burbuja de aire bajó y ahora la piel está dura, como si tuviera una costra reseca y tengo menor sensibilidad en ese dedo, pero quejarse de eso sería ya quejarse de llenos...

Nieve-Hielo-Lluvia-Otoño

Como había contado antes, la primera semana de Diciembre empezó realmente a nevar. Esa nieve pronto se convirtió en hielo (Dios, cómo odio el hielo), pero gracias a mis púas, afortunadamente no tuve problemas.
Después, la segunda semana, nevó más. Mucho más. MUCHO, MUCHO más. El Miércoles 12 caían unos copos de nieve del tamaño de medio dedo pulgar, a montones, con viento y remolinos de nieve y cosas. Simplemente hermoso. Justo ese día fui al centro con la gente del hogar de ancianos por un concierto de Navidad, así que me sentía súper extrema andando a una abuelita con su silla de ruedas en medio de la tormenta de nieve.

Mis piernas asomando en la nieve
Algún gato que pasó por afuera de nuestra casa :)
Ni se veía la escalera de la piscina, que siempre es mi referencia
El peso de la nieve hizo bajar el arbusto que rodea la entrada a nuestro departamento... había que agacharse y pasar bajo las espinas en un espacio de aprox. 1 metro.
Los basureros pensaban seriamente integrarse a los Jackson 5, y ya tenían los afros listos!
Snowww, snoww everywhere!
Supuestamente esto era sólo el principio, porque la verdadera tormenta de nieve estaba anunciada para el fin de semana. Pero los meteorólogos fallaron y en vez de nieve vino lluvia. Y viento. Mucho viento. Mucha lluvia. Tanto de ambas cosas que cuando todo paró casi no quedó nieve, y así sigue hasta hoy, con apenas unos montones de nieve rebelde por aquí y por allá; el resto está far gone, haciendo que por fin el otoño vuelva a parecer otoño, con lluvia, hojas, viento, colores amarillos. Y lo chistoso es que esto ocurrió alrededor del 21, es decir alrededor del solsticio, es decir cuando llegó el invierno.

17 de Diciembre. ¿Ven? casi no quedó nieve!



El fin de semana pasada tuvimos tormenta de viento, hubo varios accidentes por culpa de ello, aunque acá lo único que pasó fue que se voló el techo de la piscina.

Me sigue encantando lo rápido que se mueve la naturaleza acá; el clima (y con él la flora y fauna) cambia tan rápido que a veces uno no alcanza a seguir su ritmo.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Comidas y bebidas navideñas

Acá son muy comunes las comidas y bebidas estacionales, o sea que salen al mercado (o se preparan) sólo y exclusivamente en ciertas épocas del año. Afortunadamente mi familia noruega no es extremadamente tradicionalista y he tenido el gusto de probar algunas comidas y bebidas de Navidad típicas noruegas a pesar de que ésta recién será la primera navidad que paso acá, gracias a que Steffen me ha guardado o a que mi suegra las ha preparado fuera de temporada. Por ejemplo (si la memoria no me falla), la primera vez que estuve aquí, comimos pinnekjøtt para el cumpleaños de Steffen, en Abril. O quizás fue a mediados de Enero, cuando llegué... o quizás fue las dos veces, ya no me acuerdo bien. Este año la comimos en los primeros días de Febrero.

Pinnekjøtt
El pinnekjøtt es carne de costilla de oveja salada y seca, que tradicionalmente son cocinadas al vapor sobre ramas de abedul, pero que en las versiones modernas se hace en el horno común de casa, aunque como terrible ama de casa que soy, aún no aprendo cómo prepararlo :O. Se sirve con papas cocidas y puré de colinabo, y es el plato navideño más tradicional de esta parte del país.

Pinnekjøtt en el horno (me veo más yo que la carne, pero igual)

Pinnekjøtt en la mesa y el brazo de Steffen ya atacando el plato :P

Ribbe o Svineribbe
Es la carne sobre las costillas de cerdo al horno y, a pesar de que se ven riquíiisimas, no he tenido el gusto de probarlas, pero entiendo que las comeremos para esta cena de Navidad, así que ahí contaré qué tal son. Por lo que entiendo, este plato navideño es el típico de la zona Este del país. Para más detalle, pueden revisar aquí o esperar a que yo cuente algo más :P


Julebrus
Las julebrus son una de las cosas navideñas que más me ha gustado desde que las probé por primera vez (¿el 2011?). Se trata de bebidas gaseosas cuyas botellas traen etiquetas con motivos navideños. Son una de las primeras cosas que vi en los supermercados que indicaban que "se acerca la Navidad". Este año creo que se empezaron a ver desde principios de Noviembre, aunque capaz que haya sido antes. Yo he probado la roja y la amarilla y las dos son tan ricas! La amarilla me gusta más porque me recuerda un poco a la Pap, aunque no sé bien si es por el color o el sabor, voy a tener que tomarme otra para saber con seguridad.

Esas he probado yo! y otras de las que no tengo foto. Fuente


Juleøl
Son nada menos que cervezas producidas por pequeñas cerveceras, cuya producción no es suficiente para venta constante y, en cambio, lanzan en estas fechas diferentes cervezas con botellas de motivos navideños que denominan, textualmente, Cerveza de Navidad. Según wikipedia, la producción de cerveza para Navidad es una tradición que se remonta al tiempo de los Vikingos, cuando se acostumbraba producir cervezas para compartirlas con los vecinos. Estas cervezas, al ser de graduación alcohólica mayor que las cervezas comunes, se venden generalmente en el Vinmonopolet, las tiendas donde venden bebidas alcohólicas fuertes (o sea, todo lo que no sea cerveza común) y las que sí se venden en supermercados son generalmente las versiones de cervezas de navidad producidas por las grandes cervecerías.

Riskrem
El riskrem, "arroz con crema", que según veo en la wiki en español sería "Risalamende", es un postre que por lo que me ha tocado experimentar, se puede consumir frío o caliente (me gustó más frío). La receta me la dijeron pero no me acuerdo con detalles, si a alguien le interesa la busco y se las pongo. Se sirve con azúcar + canela, mantequilla y/o salsa de bayas rojas.

Gløgg
La idea inicial de escribir este post (que llevo redactando desde principios de Diciembre) fue hablarles del gløgg, y es que este -mi último descubrimiento- es mi favorito en lo que va del año. Se trata de un trago caliente que existe en variantes no-alcohólicas y sí-alcohólicas. Es la versión escandinava de lo que se conoce como "Mulled wine" en inglés y como "Glühwein" en alemán. Además, yo le encuentro un sabor parecido a un navegado chileno, aunque siempre lo he tomado no-alcohólico así que no estoy completamente segura de si se parecen realmente o es mi mente jugándome chueco. En el fondo, se trata de un vino con especias y, a pesar de que se puede preparar en casa con alguna receta milenaria típica noruega que yo no conozco, también existe la versión para el ama de casa moderna, es decir el concentrado embotellado que puedes comprar en el supermercado. Viene en botellas de distinto tamaño con la consigna de "una parte de gløgg por dos partes de agua o vino o loquequierasecharle, aunque el tradicional es el hecho con vino tinto y azúcar o almíbar. Entre las especias utilizadas están la canela, el cardamomo, las pasas, la piel de naranja, etc.

El concentrado, en su versión de medio Litro (se pueden hacer 1,5L con él, obvio)
 
1 parte de gløgg...

 
... y dos partes de agua caliente (a no más de 70°C)

Oscuro, dulce y riiiico, sobre todo en esta época fría.
Hay un montón de otras comidas típicas de Navidad, pero estas son las que por ahora me parecen más llamativas.

¿Alguna comida o bebida típica de su país de origen o residencia?

martes, 18 de diciembre de 2012

Mi marido, mi marido

Steffen: - This place is a mess!

(da un par de vueltas y se vuelve a sentar a leer)

Susana: - Then maybe you can clean the table

Steffen: - It's not that bad...

Qué bueno que esas cosas todavía me dan risa :)

La frase del día


«¡Uuuyyy que me asustaste, pájaro culiao!»

    - Yo, hacia un cuervo al que le pareció buena idea
gritar a mi lado mientras yo cruzaba
la calle lentamente,
preocupada del hielo en el camino.


Conclusiones:
 - En situaciones de crisis, todavía me sale lo chileno.
 - Cuando quiero, soy toda una dama.

lunes, 10 de diciembre de 2012

El próximo año

Cuando con Steffen planeábamos los detalles de mi venida, yo jamás consideré siquiera la posibilidad de que a esta altura del año siguiéramos esperando por la respuesta de mi permiso de residencia. No esperaba que se demorara exactamente 3 meses, pero pensaba que para la mitad del año yo ya sabría qué iba a pasar conmigo. Pensaba que a esta altura, en cambio, estaría de lleno en el curso de noruego y, en la más optimista de mis imaginaciones, pensaba que incluso habría conseguido un lugar para hacer prácticas, ganando aunque fuera unas pocas coronas (pocas, pero mías!) y, en el fondo, que ya sería dueña de mi propio destino.

Pero, como ya sabrán, la UDI me tenía otro camino preparado y a pesar de que sé que he logrado cosas, no puedo evitar sentirme estancada por esa parte, supongo que, como describió Ley en su blog, porque lo que he logrado no es lo que yo planeaba, o lo que yo tenía en mente.

El jueves, mientras estaba de lleno haciendo bolsitas de arroz homeopáticas, recibí un correo en el celular. Era de la unidad de admisión de la Universidad de Stavanger, diciéndome que, de 254 postulantes, había sido una de los 76 seleccionados para pasar a la segunda ronda de admisión, donde hay que enviar los documentos que acreditan todo lo que dije en el formulario inicial. La respuesta final de si fui aceptada la sabré en Mayo, así que en teoría tenemos tiempo para que mi residencia salga (y para, con ello, poder averiguar si necesito de todas maneras postular a un permiso de estudiante, ya que sigo sin encontrar información acerca de si el permiso de re-unificación familiar me califica para ser estudiante de tiempo completo), pero igual me da miedo que algo pase y no resulte y no pueda tomar el programa de magister, que es entre comillas lo único que se ve seguro en mi futuro (en el sentido profesional, al menos).

Tengo ganas de hacer planes para el próximo año, pero como sigo en la espera de la respuesta es difícil planear cualquier cosa sin tener que considerar la posibilidad de que tenga que volver a Chile. Steffen me dice que no, que ya estamos en terreno seguro, pero yo insisto en que mientras no vea el timbre en mi pasaporte (o la tarjeta de residencia en mis manos, que ahora están más modernos), no creeré que realmente mi estadía está "asegurada" (que tampoco lo estará, pero se entiende, ¿verdad?).

Pero me daré en el gusto y haré planes. Porque si hay algo en lo que la falta de respuesta no me puede limitar es en soñar con un mañana más optimista y, porque aunque aún no reciba ni unas pocas coronas por mi trabajo, soñar afortunadamente es gratis.

El próximo año quiero empezar el curso de noruego en Enero. Quiero ir a todas las clases cosa de no atrasarme ni un poquito, y, quizás, si me da la gana, quiero pedir que me pongan en un nivel más alto, porque ya con tanto tiempo estando acá creo que estoy en un nivel un poquito por encima del noruego básico.
Quiero encontrar un trabajo a tiempo parcial, aunque no sea tan bien pagado y aunque me signifique no estar en casa en todo el día (noruego en la mañana, trabajo en la tarde?).
Quiero, a mediados de año, poder empezar con mis estudios de postgrado acá en la Universidad de Stavanger. Quiero estudiar como nunca lo hice en pregrado, quiero re encantarme con la biología, con la bioquímica, con la genética. Quiero estar orgullosa de mis calificaciones y, si no lo estoy, quiero que, al menos, no haya sido sin dar la pelea.
Quiero de alguna forma seguir yendo al gimnasio y estar igual o más motivada de lo que estoy ahora. Quiero haber alcanzado mis metas de resistencia al trotar, quiero haber superado las barreras mentales que, aunque sean cada vez menos, me siguen impidiendo llegar al 100% de mi rendimiento.
Quiero que mi relación con Steffen siga creciendo, y no importa qué pase con mis otras metas con tal de que ésta se cumpla, pero si puedo cumplir las demás sin dejar de lado ésta, ¡mejor aún!
Quiero poder leer uno de los libros que me regaló la abuelita de Steffen, novelas en noruego que hace rato quería leer. Quiero poder leerlo sin tener que estar con el diccionario al lado, como es con el libro que, paso a paso, estoy leyendo ahora. Quiero ser capaz de comprender un párrafo sin tener que detenerme frase a frase; quiero dominar el idioma a un nivel que me satisfaga lo suficiente para poder empezar a enseñarle conjugaciones verbales en español a Steffen sin sentir que yo misma no he hecho mis deberes.
Quiero, si aún me toca seguir esperando y no puedo tomar el curso de noruego, ni encontrar el trabajo part-time que me dará unas pocas coronas propias, ni tomar el magister que me dará la satisfacción profesional que el pregrado no me dio, al menos poder continuar con mi trabajo voluntario, que me ha traído más de una alegría y más de un logro idiomático y más satisfacción emocional de la que creí posible.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Queque de chocolate

No es mucho para contar, pero el otro día en el hogar de ancianos hice un queque de chocolate para los pacientes y me quedó tan bueno que a la salida pasé a comprar uno para nosotros y quedó aún más rico que el primero, y más encima bonito, así que le tomé una foto. El queque es de caja, de esos que sólo le agregas agua y aceite, pero igual.


Se me olvidó tomar otra foto al queque ya presentado sobre la bandeja y con el glaseado encima, pero igual... ¿cierto que es lindo? :)

Actividad de Navidad

Dos jueves al mes el grupo de tejidos y manualidades llamado Sandnes Stitch, Snip and Sip (a.k.a. SSSS) se reúne para compartir y trabajar en sus actividades individuales. Yo pillé este grupo hace poco y apenas he participado en una de las reuniones ordinarias, porque coincide con el horario del grupo de noruego en la Cruz Roja, pero a pesar de eso es uno de mis grupos favoritos, porque el ambiente es súper agradable y las diferencias de edad, culturas e idiomas parecen no importar.

El jueves recién pasado participé en la actividad de navidad que organizó este grupo, donde aprendimos a hacer jabones y adornos navideños.

Este pobre se destartaló un poco en el camino de vuelta, pero es un angelito :)

Dos jabones, uno de helado y uno de estrella de mar.

Otro de estrella de mar, envuelto en cinta :)

Una manzanita con el método de felting, claro que nunca le puse las hojas para terminarla :(

sábado, 8 de diciembre de 2012

Dispensador de bolsas y organizador de cepillos

Con la idea de los saquitos de arroz me entusiasmé y, aprovechando que estaba en eso, hice también una manga para las bolsas del supermercado, ya que la anterior, hecha de trapillo, la había desarmado para hacer otra cosa que tengo pendiente mostrar. La idea la saqué de este sitio (también a través de Pinterest), aunque yo sólo utilicé una pieza de tela y mis intentos de quilting son menos que aficionados.



También, hice un... ¿organizador? para mis cepillos de pelo, ya que hasta ahora utilizaba una bolsa de plástico grueso de Kotex que, si bien cumplía su función, no me gustaba mucho. El modelo lo inventé yo en mi cabeza a medida que iba cosiendo y creo que tomando eso como referencia, quedó bastante bueno.


Bolsas homeopáticas de arroz

Como la plata no abunda para tanto regalo navideño comprado y, especialmente, como hace rato ando con una necesidad imperiosa de hacer algunas costura -pero no me decidía por nada específico-, había estado buscando ideas de regalos para hacer en Pinterest.
He encontrado muchas, pero la que me convenció fue la de hacer bolsas homeopáticas de esas que se calientan en el microondas, así que decidí probar con una, aprovechando que ,como estamos tratando de consumir menos carbohidratos, el arroz que teníamos no lo íbamos a ocupar tan luego. Elegí una tela que me encanta porque según yo combina con todo y es alegre sin ser escandalosa.
Doblé el trozo que tenía a la mitad, cosí dos lados, rellené con arroz, cosí arriba, calenté en el microondas por 30 segundos y listo; una bolsita que duró caliente por bastante tiempo.

Después de eso hice varias y sólo me detuve porque se me acabó el arroz! Steffen me trajo una nueva bolsa así que creo que continuaré haciéndolos, ya que he pensado en hacer una para cada mujer de la "familia noruega conocida" y según mis cálculos son 8 (9 conmigo).

Aquí la primera que hice, gordita y calentita para ayudarme con mi muñeca con tendinitis :)
Si quieren hacerlas, se les puede agregar óleos aromáticos, pero yo no tengo y preferí no comprar porque se me ocurrió que le podían dar alergia a mi suegra y no quise arriesgarme. La idea la saqué (a través de Pinterest) de este sitio: Lil Blue Boo.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Pepperkakebyen

Tengo un montón de cosas que contar! He estado redactando posts en mi cabeza desde que salí a comprar las púas para los zapatos el otro día, pero no he parado mucho en el computador y, en cambio, he tratado de ser un poco más productiva con mi día a día, así que han tenido que esperar los pobres para ser comunicados.
Primero, lo primero; hablaré de ese día cuando compré las púas. Fui directo a Sparkjøp y las compré. No tenían yaktrax (o al menos no las encontré), así que me fui por las "típicas", que a parte tenían un precio que me pareció razonable (99.-).
Después, tomé la micro de nuevo y fui al centro para visitar la ultra anunciada (en periódicos y demás) ciudad de jengibre (pepperkakebyen).

Pepperkakebyen de Stavanger.

Según anunciaban, se trata de la ciudad de jengibre más grande de Rogaland, lo que en realidad no dice mucho, porque acá todo es más chico de lo que uno espera cuando dicen "el más grande de...".
Cuando llegué iba con hambre, pero pensé que, con tanto jengibre junto, el olor me iba a quitar el hambre (por tan intenso). Gran error, el lugar olía riiiico y al minuto ya tenía más hambre que cuando llegué. En realidad no hay mucho más que decir; la entrada era gratuita, habían casas/edificios muy lindos y bien hechos y otras que... habían sido definitivamente hechas por niños, y un tren que daba vueltas en la mesa principal.
El lugar estaba casi vacío así que pude tomar fotos tranquilamente sin tener que esquivar niños ni pasar por encima de nadie.

Vista desde la entrada

Lindas las casas, pero ¿ya vieron que en la foto de atrás hay gente durmiendo en el bote? jajaja no se por qué me da risa.





Las 3 espadas del Hafrsfjord







Al parecer algunas tenían patrocinio de las pretroleras... Lo de la derecha es una casa rodante.

Esta me gusto; si se fijan es una "casa en el árbol" y tan bonita no era, pero me pareció original.

Más casas rodantes.

La granja de la Edad de Hierro!!

Una granja con cerditos y... conejos?

Uno de los típicos barcos de Stavanger


La mesa principal