lunes, 3 de diciembre de 2012

Nieve

El viernes recién pasado regresó la nieve a Stavanger. La habían anunciado para el jueves como agua-lluvia, pero nos regalo un día (que estuvo heladísimo comparado con el miércoles) y, en cambio, llegó con todo el viernes temprano, al parecer para quedarse definitivamente.
Me sigue gustando, aunque estoy en período de readaptación; tengo que considerar más tiempo para arreglarme (y ponerme las capas extra de ropa), tengo que sacudirme los zapatos antes de entrar a los autos, tengo que fijarme dónde estoy caminando por si hay alguna parte con hielo entre la nieve y, si la hubiera, deslizar las patitas para evitar irme de hocico-lado como me pasó el invierno pasado (todavía me acuerdo y me da risa la forma rara en que me caí).
Como les dije, la cosa empezó el viernes e hice una secuencia de cómo la nieve fue cubriendo el patio, como se ve en las fotos a continuación.

Viernes como a las 8.00

Viernes como a las 10.30

Sábado como al medio día, cuando salió el sol un ratito
Hoy, foto recién tomada.
Hoy quiero ir a comprar púas para los zapatos (no quiero tener que deslizarme de poto en la bajada camino al hogar de ancianos mañana), aunque estoy indecisa de si comprar las "típicas púas" u otras que conozco bajo el nombre de yaktrax, que dicen que son mejores. Supongo que al final el precio dirá, aunque si no son tan caras en una de esas me compro de los dos tipos y puedo ir probando.

Púas. Fuente: http://www.outdoorgb.com/p/alpenheat_grips_shoes_spikes/
Yaktrax. Fuente: http://sammytheseeker.blogspot.no/
En estos días, como no me ha tocado salir mucho a la calle (más que las caminatas hacia y desde el auto), todavía todo es lindo y he podido disfrutar del crujido de la nieve bajo los zapatos, de lo lindo que se ve todo de blanco, de los copos de nieve que, por primera vez en mi vida, pude ver en la ventana del departamento de mi suegra. Les saqué muchas fotos, aunque pocas son buenas porque entre lo difícil que es enfocar una cosa tan chiquita, transparente, y que está adherida a un vidrio y los límites del lente de la cámara de mi celular -aunque me sigue sorprendiendo la buena resolución de las fotos-, es más que nada cosa de suerte el poder haberlos captado. El de la segunda foto es mi favorito!



Ya veremos cómo me va con los siguientes 4 meses; no sé si me seguirá gustando tanto la nieve, o capaz que termine como el del sketch del argentino en Toronto, cuyo vídeo les dejo a continuación. No está de más decir que este vídeo me sacó más de una carcajada.