viernes, 2 de noviembre de 2007

Cómo NO usar el microondas

Estimados, les dejo aquí una pequeña guía explicativa comprobada empíricamente de cómo usted NO debería usar su microondas, por una cosa de... sobrevivencia.

  • NUNCA, NUNCA, PERO NUNCA, meta una palta al microondas.
Yo no contaba con un blog donde leer esta advertencia, así que un día, con ganas de comer palta y habiendo sólo una palta muuuuy dura en la casa, pensé: "La voy a meter al microondas para que se ablande". Lo hice, en efecto, y lo que obtuve me es imposible describir sin invocar una arcada. No sólo la palta explotó, sino que lo hizo expeliendo el más horrendo aroma que mi hermosa nariz ha tenido la desdicha de sentir. DE VERDAD. No hay súlfuro, ni hay peo, no hay alcantarilla de París, no hay perro mojado, ni hay escape de gas que se compare a ese aroma. Es verdad, como dijo Sebastián quizá fui muy ingenua... En realidad, sufrí lo que creo que todos hemos sufrido alguna vez: Un ataque de ingenio típico de 'estoy solo en la casa y no tengo nada que hacer'. De eso creo que van unos 3 años, pero el aroma asqueroso sigue vivo en mi memoria... y mi nariz.

Dato: El microondas no ayuda a que la palta madure rápidamente.
  • ¿Ha escuchado que no se debe meter el papel aluminio al microondas? Pues el riesgo no es sólo un mito.
La vez en que casi hago explotar el microondas, sin embargo, no ocurrió cuando puse una palta en él. Esto ocurrió en el LPF hace unos 2 meses. Yo debía derretir un medio de cultivo para pasarlo a las placas. El procedimiento a seguir en esos casos es: sacar el papel de diario del matraz, sacar el papel aluminio del matraz y luego poner nuevamente el papel de diario en el matraz. Un día que andaba más 'en otra' que de costumbre, olvidé, entre muchas otras cosas, quitar el papel aluminio al pobrecito matraz. El microondas que usamos tiene la luz mala, así que uno tiene que estar atento a lo que pueda pasar. De pronto, vi que dentro del microondas estaba iluminado y me alegré; pensé que habían arreglado la luz, pero cuando la intensidad lumínica creció, me di cuenta de que... era fuego. Creo que ha sido mi experiencia más emocionante junto a un microondas; me sentí toda una tonta, pero también me sentí alegre de poder comprobar empíricamente una advertencia típica de comida preparada y nunca respetada por los gringos suicidas de Suicide Valley.

Dato: Nunca introduzca en el microondas papel aluminio en conjunto con papel.
  • Nunca utilize el microondas para intentar secar de manera rápida el engrudo especial de Art Attack.
Esto es más nuevo, ocurrió el jueves recién pasado. Con Sandra, mi hermana, construímos hermosos extraterrestres de papel de diario, los forramos cuidadosamente con papel absorbente [sí, confort] y nuestro engrudo especial de 2 partes de agua por 1 parte de pegamento blanco [sí, colafría]. El resultado fueron 2 hermosas obras de arte. Luego venía el secado, pero como yo quería pintarlos luego, se me ocurrió meterlos al hornito eléctrico, donde en menos de 5 minutos comenzaron a incendiarse porque quedaron en contacto con los tubos de calor... Así que los pasamos al microondas. Lamentablemente, no solo se siguieron quemando, sino que comenzaron a humear y a expeler un aroma casi tan malo como el de la palta, que cubrió la casa por varias horas y el microondas hasta ahora. Lo más curioso es que seguían quemándose por dentro. Intenté guardarlos como prueba irrefutable de la combustión espontánea, pero me obligaron a botarlos a la basura luego de darles un baño de agua fría para apagarlos.

Dato: Existe algún componente del scotch, de la colafría o quizá de qué parte de nuestros extraterrestres, que reacciona negativamente con el microondas. No introduzca obras de arte estilo Art Attack en el microondas.