jueves, 18 de febrero de 2010

Te necesito tanto... [3º]

Cada vez que trasnocho es porque me haces falta. Como que mi cerebro no razona que mientras más te espere hasta tarde más larga se me hará la espera. Siempre es más lindo despertar, a la hora que sea, y saber que tú ya estás despierto y no estas horas de espera inútil, donde ya debes ir por el cuarto sueño.

Hoy, como hace tiempo, me haces tanta falta. Te lo dije, necesito recargarme de ti. Necesito sentirte cerca, que esta estúpida distancia entre nosotros no se sienta tanto... verte a través de la pantalla, imaginarme que los alrededor de 13.000Km que nos separan son poco más que nada.

Me gustaría tanto que estuvieras cerca... poder abrazarte cuando estás triste, cuando estoy triste y cuando me dices cosas tontas... poder verte dormir, poder dormirme en tus brazos... Poder reírnos de las leseras que hablamos, de que tú no conocías el vinagre y de que te brilla la cabeza rapada con la luz de interior... Poder tomarte de la mano... o tan solo poder mirarte frente a frente, sin la tonalidad verdosa que le da tu luz a tu cara a través de la cámara.

Hoy me haces más falta de que costumbre. Sólo quiero tenerte junto a mi, hoy sin miedo a que esto no sea más que una ciber-ilusión, sin miedo a la shitty part of our lifes ... Sin todos los miedos y las racionalizaciones que me meto con tirabuzón para no lanzarme en picada en la aventura que será por fin encontrarnos.

Hoy te quiero locamente y sin una gota de razón. Hoy te quiero locamente porque me dijiste te amo.