lunes, 8 de febrero de 2010

Tenía tantas ganas de escribir, pero el papel escaseaba y no quería escribir directo en el computador, donde los pocos escritos sueltos que he tenido se han perdido entre tanta información.