domingo, 24 de octubre de 2010

Dormir sola

Anoche Thunder me hizo más falta que nunca. Poco antes de acostarme pensé en que pronto estaremos juntos y no separados como ahora, pero como que eso de estar separados no me calzaba.
Es raro darme cuenta que esa es la realidad; que lo tengo lejos todo el tiempo y ahora sólo un par de horas más lejos, pero entre tantos Kilómetros esas horas deberían parecer despreciables. Sin embargo, siento como si se me hubiera ido al otro lado del mundo.

Anoche fue una noche solitaria.

Él no estaba cerca, y mi cama se sentía eterna aunque todas las noches soy la única en ella. Anoche no tenía a quién abrazar y me dolió como nunca, aunque nunca tengo a quién. Me dolió despertar absolutamente sola, aunque siempre despierto así.

Lo hecho de menos, me siento sola. No abandonada, pero sola. Falta algo en mi cama. Quiero abrazarlo, sentirlo cerca, oír su respiración, descansar sobre su pecho. Estar con él.