lunes, 18 de abril de 2011

Ahora

Quiero contar detalles del viaje, que son bastante interesantes... detalles de la despedida, de mis sentimientos durante el viaje, de como me siento ahora... pero estoy cansada de llorar y siento que aun tengo tanto de este sentimiento dentro... Es una cosa casi incontrolable que no logro realmente entender. Es quizá una mezcla entre nostalgia, pena, negación, ansiedad y amor escapando por los poros.

Sé que necesito llorar mas, con ganas, a moco tendido, para soltar todo lo que llevo dentro, para lograr acostumbrarme a estar lejos de mi T nuevamente; porque en realidad esto no es tan malo; no es el fin del mundo, no es el fin de nada, sino una etapa más, pero al mismo tiempo ya no quiero llorar más, porque el dolor de cabeza post-llanto ya no se me pasa y me acuerdo de su voz y vuelvo a llorar; y me preguntan por él y se me hace un nudo en la garganta, y en las noches lo llamo con mi mente para que me abrace, como pensando que si lo llamo con la suficiente fuerza, voy a despertar con él a mi lado o en un Universo paralelo donde estar con él no implica estar lejos de mi familia y estar con mi familia no implica estar lejos de él y su familia, o, no sé, que va a desdoblarse y su yo incorpóreo va a venir a estar conmigo, a abrazarme por detrás acunándome entre sus brazos, y sentiré su respiración en mi pelo y el aroma de su piel mientras me quedo dormida diciendo que no tengo sueño...

Sera tan difícil cada vez que me toque despedirme? No sé si quiero que no lo sea.