lunes, 26 de marzo de 2012

Falta de ánimo

Se supone que estos días debería estar llena de energía. Es decir, llegó la primavera, está oscureciendo tarde, ha habido un sol radiante todos los días, a veces con niebla pero también a veces casi sin nubes en el cielo... También supe que tengo el control de TBC, lo que significa que algo está pasando con la aplicación al permiso de residencia... pero no. Resulta que ando más decaída, como sin energía, como apagada.
La semana pasada fue que andaba "mas lenta", pero igual hacía cosas, aunque fuera en el doble del tiempo normal. Hoy, sin embargo, como que ando al borde del colapso...
Generalmente, en mi rutina auto impuesta, los lunes son el día del aseo profundo, donde ando llena de energía y me gusta mantenerme ocupada, y el día se pasa rápido, sin extrañar tanto a Steffen después de todo un domingo juntos. Tomo desayuno con él, después limpio la mesa, la dejo bonita con las velas y las flores de papel que hice hace unos días, después limpio la cocina, lavo la loza y/o pongo el lavavajillas, pongo la lavadora una carga tras otra, riego las orquídeas y las demás plantas, aspiro... antes de las 15.00 ya estoy desocupada y con el apartamento reluciente.
Pero hoy... hoy me quedé un rato más en la cama, casi 20 minutos sobre la hora a la que se levantó Steffen, tomé desayuno pasadas las 9 y aún... aún no saco ni las cosas de la mesa. Por supuesto no he hecho nada de lo demás que les mencioné antes.
Quiero pensar que es el cambio de hora que me robó una hora de sueño, sumado a que el sábado salimos y nos acostamos tarde, y que el cuerpo se me ha desacostumbrado tanto a salir de noche y a tomar más que una o dos copas de vino, que el domingo andaba como zombie viviente y quedándome dormida en todas partes y comiendo mucho y sintiendo que nada me satisfacía la sensación de vacío en el estómago. Casi que extrañé las resacas de mis años de universidad, porque ayer me sentía como una vieja de mierda y eso no sería nada, pero tengo 25 años; no creo que sea normal quedar tan mal por salirse un poco del esquema.
Me fui por las ramas, pero el asunto es que hoy ando decaída y sin energía ni ánimo. Creo que también tiene que ver con que estos días no hablé mucho con mi familia en Chile, hace días que no veo a mi hermana por la cámara, sin contar que ayer hubo un temblor fuerte cerca de Concepción (7,2 Mw) y yo no me vine a enterar hasta ahora en la mañana y no me preocupa este temblor en sí, porque sé que siendo bajo 7,5 no hay nada de qué preocuparse, pero qué va a pasar cuando sea el siguiente terremoto? También me voy a enterar al día siguiente, como le pasó a Steffen cuando fue el terremoto del 27F, pero yo no tengo sólo una persona allá de la que preocuparme; tengo a toda mi familia directa, a mis familiares, a amigos, conocidos e incluso a gente que me cae mal, que no por eso uno no se va a preocupar por ellos, si son conocidos al fin y al cabo y cuando vienen las catástrofes nos sacuden a todos por igual (literalmente).

Ya, pero me fui por las ramas otra vez. Si supieran todo lo que tengo en la mente, todas las frustraciones, los pequeños malos ratos que en estos momentos se amplifican, las penas, el sentirme estancada en mi aprendizaje de noruego y en mis habilidades sociales, el sentirme sola, el sentir que a veces se me está olvidando el español, o en realidad sentir que cada vez me cuesta más pensar en español e incluso estando sola pienso en inglés-noruego más que en español y pucha, el español, el chileno en realidad, es mi refugio, es mi cable a tierra, es mi zona de confort, donde puedo expresar lo que quiero de la forma que quiero, simple o complejo, pero según mi decisión, no buscando la mejor forma de decir lo que quiero explicar para que haga sentido en otro idioma.

Me gustaría que mi hermana me viniera a ver...

Pero, antes que eso pase, necesito encontrar mi lugar en esta nueva sociedad que me rodea y que a ratos se me hace demasiado grande.