jueves, 31 de enero de 2013

One Lovely Blog Award

Debo contar que Madreselva y Mar me han otorgado el premio del lovely blog, cosa que me parece muy linda; es genial que alguien piense que mi blog es digno de reconocimiento y agradezco profundamente, aunque se aceptan también reconocimientos en efectivo jajaja.

Como soy una agua fiestas yo nunca nomino a nadie ni en los juegos/tests ni en los premios, pero no podía dejar pasar la oportunidad de agradecer tanto a Madreselva como a Mar por su lindo reconocimiento y, obviamente, aprovechar la oportunidad para contar 7 cosas sobre mi, ya que como buena exponente de mi signo zodiacal, todo es más interesante cuando se trata de mi ;)
  1. Mi sueño/meta desde mucho antes de conocer a mi marido y que, con pequeñas modificaciones, se mantiene hasta ahora, es comprar mi propio apartamento. Esa era mi meta para después de la Universidad y el objetivo para el que pensaba trabajar. Pocas veces me interesó tener auto, o salir de vacaciones a tal o cual lugar. Yo simplemente quería tener mi propio espacio, crearlo, decorarlo, hacerlo mío. Por supuesto, aún sueño con eso, aunque el plan incluye ahora a mi marido y pasó de apartamento a, idealmente, casa y, dentro de todas las muchas razones que puedo encontrar para querer tanto empezar a trabajar, ahorrar para nuestra casa es la más grande de todas.
  2. ¿Ya conté que mi sueño frustrado es estudiar cocina internacional? Ahora ya con todos esos programas de restaurantes al borde de la locura y los Master Chefs y cosas cada vez siento más que no tengo lo que necesita para esos niveles de estrés, además de no tener un gran talento culinario, o más bien no tengo paladar más que para comida de casa (que considero que me queda rica), así que supongo que no haber seguido mi sueño adolescente fue el menor de los posibles males, pero igual a veces me da pena por no saber más secretos de la cocina y sueño con tener una cocina como la de Donato De Santis donde poder hacer pastas y salsas maravillosas y exóticas (si yo fuera la esposa de ese hombre sería gorda como una vaca con sobrepeso pues me comería toda la comida que él prepara, sin dejar nada a nadie!!!).
  3. Tengo una relación de amor-odio con mi pelo. A pesar de que a veces me cansa, me encanta tenerlo largo y me encanta lo esponjoso que se ve cuando me doy el tiempo de arreglarlo, pero aborrezco que se me caiga tanto y el asco que me producen las motas de pelo en la ropa lavada-secada es una cosa indescriptible (y no puedo culpar a mi calvo marido), y a veces me den ataques de desesperación que ya me pelaría al cero, pero Steffen me dice que no porque pasaríamos a vernos como Fester Addams y Dementia.
  4. Últimamente, y a pesar de la persistencia de mi terror a la muerte, cada vez he visto una relación más grande entre mi estabilidad emocional y mi alejamiento de la Iglesia Católica. Me he centrado en hacer de mi misma una mejor persona y, desde ahí hacer del mundo un lugar un poco mejor como una forma de sustentar mi felicidad. En ese sentido, me ha empezado a atraer bastante la filosofía budista tibetana y estoy empezando a averiguar más al respecto. Ahora estoy leyendo un libro que es una cosa entre budismo y autoayuda (escrito por un psiquiatra en colaboración con el Dalai Lama), pero que me parece un buen inicio en mi búsqueda del conocimiento, sobre todo últimamente que me ha costado tanto engancharme con libros. Dependiendo cómo me vaya con ese, seguiré investigando y aprendiendo. Dudo que tenga alguna vez a un pequeño Buddha en mi casa ni empezaré de pronto a usar vestimentas rojas con amarillo. Va más por un cuento de filosofía de vida o una forma de ver al mundo y a la humanidad.
  5. Ayer se cumplió un año desde que enviamos la postulación al permiso de reunificación familiar. Tengo con esto el récord de tiempo de espera entre las personas que conozco que han solicitado este tipo de residencia.
  6. La semana pasada tuve que dejar pasar (sin postular) un puesto de trabajo que me parecía maravilloso y para el cual sentía que estaba más que perfectamente cualificada. Antes he mandado postulaciones a trabajos por si acaso, para tantear terreno más que nada, pero ahora no quise, me dio como pena siquiera pensar que quizás era el trabajo de mis sueños y tenía que dejarlo ir.
  7. Últimamente he estado tratando de aprenderme canciones infantiles/tradicionales noruegas. Me parecen un tremendo ejercicio para el oído y la pronunciación y, a parte, creo que pueden ser útiles algún día si tenemos hijitos, para que podamos cantar todos juntos en español y en noruego :)