sábado, 5 de enero de 2013

Viernes y sábado

Ayer viernes fui al centro por varias razones, principalmente porque tenía que comprar mis anticonceptivos (y, al menos por ahora, esas corren bajo categoría de prioridad extrema), pero también porque hace tiempo que no iba y porque ayer me había venido un bajón anímico y, por mucha que pueda culpar al asunto hormonas-período, no quiero simplemente caer en eso, no tan luego en este año, al menos. Así que bueno, agarré mi carterita regalona, mi abrigo liviano (aprovechando que había una rica llovizna tipo rocío y una temperatura exquisita) y partí a usar el último día de mi tarjeta del bus.
Como casi siempre que voy al centro, tomé un par de fotos, compré mis pastillas y una lana para la frazada de la Maca y luego me fui a tomar el bus de vuelta, con tanta coincidencia que me fui a sentar justo al lado de la chica española que trabaja en el hogar de ancianos, y  con la que he tenido muy buen feeling. Nos fuimos conversando (en español) todo el camino, porque ella iba para el trabajo que, como he mencionado, queda cerca de mi casa.
Con ella ahí mismo, me decidí a lo que venía pensando camino al paradero; pasar al hogar a hablar con la encargada para ver si puedo seguir yendo pero -ya me decidí- 3 veces a la semana, lunes, martes y miércoles.
Entonces fui, pero lamentablemente no la encontré, así que volveré el lunes, pero igual, fue rico encontrarme con ella y que eso me ayudara a de verdad decidirme a qué hacer con respecto a mi trabajo allí.

"El local decorado", que aún no había logrado ver con mis propios ojos. Resalta mucho frente a las no-decoraciones de los otros!
El resto de la bahía para que ningún edificio se sienta abandonado.
Mi nuevo amigo el cisne (ahora mi fondo de pantalla del celular)
Hoy sábado me reuní con M, una amiga mexicana a la que conocí hace ya varios meses, pero que por cosas de la vida no nos habíamos reunido -y recuperamos el contacto porque encontró mi blog- y la pasé genial. También al llegar al centro tomé algunas fotos (tengo muuchas fotos de los mismos lugares, pero es que me encanta cómo se ve de lindo y diferente cada vez que cambia el clima), di un par de vueltas por aquí y por allá, por fin le tomé una foto al árbol de Navidad que pusieron en el centro (no lo encontré ni lindo ni interesante, así que no me llamaba la atención fotografiarlo; ahora lo hice más porque "ya, si luego se va a ir"), usé toda mi fuerza de voluntad para ni mirar las rebajas que están haciendo en prácticamente todas las tiendas, busqué un libro en la biblioteca -que no encontré- y luego fui al punto de encuentro. Todo ok, caminamos un poco, recorrimos casi todo el centro buscando un café que tuviera una mesa disponible y terminamos yendo al café francés de acá, que es bien famoso pero aún no había probado (muy bueno, seguro vuelvo algún día), y luego caminamos juntas hacia nuestros respectivos destines, hasta que tocó separar caminos; yo al trabajo de Steffen para aprovechar de venirme con él y mi suegro en el auto :P

En resumen, hoy y ayer fueron días muy buenos y sociales (para lo que estoy acostumbrada ya en mi burbuja de plástico jajajaja).

El único detalle es que hoy bajó una neblina que al principio fue linda linda pero después se hizo tan densa que como que el humo de las chimeneas estaba estancado, se sentía como los peores días que me han tocado en Santiago, como smog frío que se me metió en los pulmones cuando iba colina arriba con destino al trabajo de Steffen y eso hizo que me diera una cosa rara como subida o bajada de presión; ni idea qué, pero me sentí horrible, con nauseas y hormigueo en todo el cuerpo y frío y calor al mismo tiempo, y como taquicardias y cosas (aunque de esas culpo al café), pero ya se me pasó y todo back to normal, afortunadamente. Steffen lindo nos preparó lasaña mientras yo descansaba en el sillón (recién se me pasó la cosa rara después de comer).

No sé por qué se me imaginó Silent Hill

lindo lindo neblinoso

Otro amigo cisne, este estaba un poco a la defensiva

El niñito pato mostrando un poco de "bronceado" (si cobre-cobrizo, bronce-bronceado, verdad?) bajo el verde.

El árbol de Navidad. Lo encontré fome y, sobre todo, hecho con poco cariño.

Un puesto de hot dogs, estuve a punto de pedirle un completo italiano :(

Este lo había visto varias veces, pero (creo) que nunca lo había fotografiado :O

El amigo perrito solitario (después lo vi, esperando afuera de una tienda, pobrecito)

Lo que comió M

Lo que comí yo (estaba exquisito y a un precio razonable). El café muy bueno también.