lunes, 30 de mayo de 2011

La adopción

Desde hace muchos años que he considerado la idea de adoptar. Es una idea que tengo desde, me atrevería a decir, los 10 años. Es curioso, porque hasta hace poco realmente no tenía la intención de ser mamá de vientre, pero la adopción siempre ha estado presente en mi cabeza, aunque nada concreto.
Ahora que pienso en formar una familia, la idea ha vuelto a mi cabeza con fuerza, evaluando si sería una buena idea, si seré capaz de ser una buena madre, si T me apoyaría en algo así...
Adoptar es algo que he considerado desde cuando no tenía ni la idea ni la posibilidad de vivir en un país que me permitiera tener una mejor situación que la que tendría acá en Chile. Entonces, si siento que viviendo en Chile sería válido tratar de otorgarle mejores condiciones a un niño, aún cuando no se trate de grandes posibilidades... cómo voy a cerrar esa posibilidad ahora que tengo la oportunidad de tener una mejor calidad de vida? Cómo negarme a darle algo mejor también a un niño que lo necesita tantas veces más que yo?
En realidad los motivos para adoptar no son cuestionables para mi: todo lo que puedo pensar está a favor de hacerlo. El único contra que puedo encontrar es que T no me apoye y bueno, no vayan a pensar que es un insensible sin corazón, pero es que por ahora mi T no está ni siquiera convencido de tener hijos biológicos (por razones personales que comprendo perfectamente; quizá mejor que él), entonces es un tema complicado que aún no pretendo discutir con él (aunque claro, al meter este post al traductor se enterará igual)... En todo caso si dependiera sólo de mi, mi SÍ se escucharía hasta Australia...
En caso de que algún día decidiéramos adoptar un niño o niña, entramos a otro problema: ¿de dónde? Yo sinceramente no considero como opción adoptar un niño noruego. Quizá será ser racista o no sé qué, pero es como que, aún siendo huérfanos, con el hecho de ya estar en un país con tantas posibilidades, me pareciera que sus necesidades son "menos graves" (aunque no puedo desconocer que, probablemente, la falta de amor y familia de esos niños será igual o peor que en otro lugar del mundo). Entonces pienso en Chile, pero mi país, con todos sus problemas, no está tan mal... Me refiero a que lo peor que le puede pasar a un niño allá es llegar a ser drogadicto y/o criminal y eso es un destino de mierda, no lo negaré, pero si pienso que en otras partes del mundo los niños mueren de hambre diariamente... entonces las necesidades de los huérfanos chilenos parecen pequeñas también... Entonces... algún país de Centro América? de Asia? de África? Creo que quienes más necesitan ayuda son los niños de África... pienso en la historia que sigo de una pareja catalana y su pequeño hijo adoptado en Nigeria... y pienso en la situación de Nigeria, en cómo podría ayudar al menos a uno de esos niños a tener algo mejor... a tener cierta estabilidad, como mínimo... pero después pienso en la imagen aberrante que mucha gente tiene en Noruega de las personas de raza negra, en especial la mala imagen que tienen de los nigerianos; que las mujeres son prostitutas y que los hombres son violadores... y pienso si será justo exponer a un bebé que no tiene culpa a esa clase de clasificaciones sólo por venir de un país determinado, cuando su país de origen es algo de lo que toda persona debería sentirse orgulloso... y después pienso que esos problemas de discriminación son poca cosa si los comparamos a vivir en un lugar donde su vida se ve amenazada por las luchas religiosas... y no llego a consenso y luego pienso que estoy adelantándome mucho; que aún ni siquiera sé si algún día adoptaré a alguien y me da más pena por ese niño que podría ser mi hijo y que quizá nunca llegaré a conocer... y quiero ayudar, aunque sea a una sola personita de algún único país en peligro, pero quiero hacerlo bien. No quiero que alguien se aproveche de ese niño o niña para lucrar a costa de su sufrimiento... no quiero donar un poco de dinero a una entidad y que mi conciencia quede tranquila sin saber si alguna vez algo de ese dinero se convertirá en ayuda real para los niños...
Pienso en las niñas asiáticas... pienso en niños y niñas sufriendo en todas partes del mundo... y pienso si algún día alguno de ellos tendrá una segunda oportunidad... y si yo tendré la oportunidad real de ayudar(los)...