domingo, 12 de diciembre de 2010

Un abrazo a los suecos de nacimiento, de ley y de corazón.