domingo, 12 de diciembre de 2010

Un amor especial II

Luego vino el terremoto. Él fue la única persona en el mundo a quien le avisé que estaba bien.

No lo supe hasta varios días después, pero él había tratado de comunicarse conmigo desde que despertó con la noticia del 8.8. Tampoco supe que después de eso él ya no pudo seguir negando lo que sentía: Thunder me confesó que estaba enamorado de mi el 01 de Marzo de este año.

Pocos días después empezamos una relación o, como muchos la llaman, una locura. Nuestra locura.

Ambos sabemos lo extraño de todo esto: cómo puedes tener una relación, sentir que conoces a alguien, confiar en alguien a quien jamás has visto en persona?

Se puede. Comprobado empíricamente.

En Thunder he encontrado la estabilidad y la felicidad, he descubierto que se puede amar a alguien y ser amada por esa persona tal y como somos; con todos los defectos que cada uno tiene y sin dejar de lado valores, amistades, prioridades, sueños. En Thunder confío ciegamente. No voy a negar que le pegaría un combo en pleno hocico a todas y cada una de las peucas que lo han rondado, pero en él confío en un 300%.

Esta relación me ha ayudado a definirme como persona, a replantear mis sueños y metas, a definir quién soy y qué quiero, tanto a nivel personal como dentro de la relación.

Y, por supuesto, estoy plenamente consciente de que es una locura, un salto al vacío, un riesgo total. Entiendo más de lo que imaginan los miedos de mis amigas y familiares y tengo yo misma mis propios miedos; miedo a que la relación no resulte en vivo, a que algo le pase y yo no esté junto a él para ayudarlo, cuidarlo o al menos acompañarlo, que por algún motivo ya no podamos estar juntos, ni de lejos ni de cerca.

Tengo miedo al futuro, a la incertidumbre que genera la distancia, a no poder hacer todo lo que queremos, a que quizá somos muy jóvenes aún para todos los sueños de gente grande que hemos generado. Pero sé que el brillo en sus ojos no es casualidad, que eso que me llena el corazón no es nada más que amor puro, que antes de dormir y al despertar piensa en mi y que ambos somos mejores personas cuando estamos juntos.


Por esto y muchos otros motivos (tanto ilusiones de niñata enamorada como pensamientos completamente racionales) es que en Enero voy a Noruega, la tierra de mi Thunder, para ver cómo resulta nuestra locura de amor.

¿Quieren saber qué pasará en el futuro? Continúen en sintonía :)