domingo, 17 de junio de 2012

Desafío de los 30 días: Día 4 - Opinión sobre religión

Sinceramente no creo tener suficiente conocimiento acerca de las religiones en general, ni siquiera del Catolicismo, que es bajo lo que fui criada, como para emitir una opinión con fundamentos que me satisfagan, así que mejor les contaré en qué creo.

  1. Creo que existe (al menos) una fuerza superior. Llámese Dios(es), Yahveh, יהוה, Jehovah, Jehová, Rá, Alá, Thor, Anu, o cómo sea según la religión que sea.
  2. Creo en la influencia que seres extraterrestres, no necesariamente divinos, tuvieron en la evolución del hombre y en el surgimiento de las culturas ancestrales y en que nuestros antepasados pueden haber confundido a estos seres con dioses en la tierra.
  3. Creo que Jesús Cristo fue una persona extraordinaria y que, aún si no era un semidiós, era un hombre de inmensa sabiduría y claridad mental, ambas cualidades dignas de admirar.
  4. Creo que las ciencias pueden romper muchos de los mitos y fenómenos que otrora fueran considerados divinos, pero aún puedo descubrir esa existencia superior y maravillosa en cosas del día a día como la estructura perfecta de una flor, el canto de un pájaro, el volar de un colibrí, un beso de mi marido, la sonrisa de un niño, en la magnífica estructura del ADN y el aparato de Golgi (mi organelo favorito). El amor que siento por Steffen y el amor que él me profesa. Hay algo más divino que eso?
  5. Creo que cada persona es libre de seguir y profesar la religión que quiera, o bien no profesar ninguna.
  6. Creo que la religión y la calidad humana no tienen nada que ver. Creer en algo, por muy bueno que sea ese algo, no te hace para nada una buena persona. Un ejemplo claro, los curas que en estos momentos tienen a cargo la Iglesia en Concepción. Son una mafia no sólo de escándalos sexuales, sino también de malversación de fondos, drogas, y otras cosas que se escuchan pero no mencionaré porque no he visto pruebas. Mi marido, en cambio, un ateo sin ninguna inclinación religiosa (excepto su fascinación por los antiguos dioses vikingos), es una de las personas más puras y bienintencionadas que conozco. No es perfecto, no es un santo, pero posee una nobleza que jamás antes conocí en alguien de carne y hueso (una de las muchas razones por las que me enamoré de él).
  7. Creo que no existen religiones malas. Pero sí existen muchas personas malas, muchas personas con mentes enfermas que malversan todo lo que escuchan, todo lo que leen, todo lo que ven.
  8. Creo que todas las religiones llevadas con respeto hacia los demás, son perfectamente compatibles entre si.
  9. Creo que lo que creo es correcto, pero no pretendo que alguien crea como yo. Así como libremente elegí en lo que creo, sé que los demás también tienen la libertad de creer lo que ellos quieran creer. Jamás, ni aunque mis creencias se adaptaran a una religión en particular, pretenderé evangelizar a otros, aunque sí me parece sumamente saludable debatir y compartir impresiones y opiniones.