jueves, 7 de junio de 2012

Experimentos de cocina: Arroz de coco

Hace un tiempo, Mar publicó una receta de arroz de coco, un plato colombiano que hasta entonces no conocía. Esa publicación coincidió con que un día olvidamos utilizar la lata de leche de coco que va con la caja de Tika Massala semi-lista de Toro.
Entonces, tenía esa receta y esa lata de leche de coco y se me prendió la ampolleta de hacer una versión rara de arroz de coco utilizando ambos componentes. Claro que no lo hice inmediatamente, tuvieron que pasar varios meses para que me decidiera a hacer el experimento y el día fue finalmente hoy, cuando me lancé manos a la obra más por el miedo de que se fuera a echar a perder la leche que por otra cosa (vencía en Agosto, pero se me metió en la cabeza que iba a vencer y cuando eso pasa no paro hasta que ocupo el alimento en cuestión).

Así, mi receta fue utilizar la latita de leche de coco (165mL) más una medida de agua (utilizando la misma lata vacía como medida) y poner esa mezcla de leche+agua a hervir con una pizca de azúcar y una pizca de sal (media cucharadita de cada una)... cuando estuvo en ebullición agregué una medida (lata) de arroz lavado y los dejé hervir ahí a fuego lento siguiendo las indicaciones de cocción de Mar.



El resultado fue bien, bien rico. Yo generalmente hago el arroz friéndolo primero y agregando el agua después, porque el arroz hervido así no más no me gusta, lo encuentro fome. Sin embargo, el arroz hervido con la leche de coco quedó con un sabor a coco suavecito pero bien especial (supongo que utilizando exclusivamente leche de coco en vez de leche+agua el sabor será más intenso).

Lamentablemente no tengo punto de comparación como para decir si se asemeja algo siquiera al sabor del arroz de coco colombiano, pero al menos les cuento que mi versión es buena!! :)

Nosotros lo utilizamos para acompañar un salmón que preparó Steffen a la mantequilla y la mezcla fue increíble. La foto se ve bien mala calidad (tomada con el celular y poca luz), pero qué le vamos a hacer... el sabor era rico, rico!